in

Ballena se apresura para proteger a una buzo frente a un gran tiburón.

Nan Hauser es una bióloga marina que estuvo buceando con ballenas durante casi 30 años. En las siguiente asombrosas fotografías podremos ver el momento en que una ballena jorobada de 50,000 libras (aproximadamente 23 mil kilogramos) la empujó una y otra vez a través del agua para protegerla de un tiburón cercano.

En octubre, Hauser estaba buceando en las aguas frente a Muri Beach, Rarotonga, de las Islas Cook, en el Pacífico Sur, con un equipo que quería filmarla en el agua junto a las ballenas jorobadas. De una manera inusualmente persistente, una de las ballenas nadó hacía ella y comenzó a empujarla con la boca y el mentón, aparentemente tratando de meterla debajo de su aleta pectoral.

Hauser comentó a The Dodo:

«Simplemente no dejaba de tocarme. Traté de alejarme una y otra vez, pero ella siguió haciéndolo. Finalmente me empujó hacia fuera del agua con su aleta. Siguió poniendo su ojo justo a mi lado y no pude entender lo que estaba tratando de decirme».

La interacción continuó igual durante unos 10 minutos y, con la adrenalina bombeando, los peores pensamientos comenzaron a invadir la mente de la mujer bióloga. El equipo de Hauser estaba preocupado por ella, y abandonó su grabación de drones porque, como Nan describe el momento, «no querían filmar mi muerte».

Hauser agregó:

«Pensé que el equipo de cámaras iba a terminar filmando mi muerte. Un latigazo de la cola de una ballena, y la presión te rompería los huesos».

Pero resultó que la ballena no era a la que Hauser debía temerle. Rápidamente se dio cuenta de que había un tiburón cerca, y la ballena estaba haciendo todo lo posible para mantenerla alejada de él. Otra jorobada en la distancia vigilaba, y repetidamente golpeaba su cola contra el agua; el ruido se puede escuchar debajo del agua por millas.

«Finalmente quité mi ojo de la ballena y vi algo nadando muy rápido con su cola balanceándose de lado a lado. Las ballenas nadan con sus colas subiendo y bajando… Fue en ese momento cuando me di cuenta de que era un tiburón tigre, y era uno de los tiburones más grandes que he visto en mi vida».

En aquel momento, la ballena había devuelto a Hauser al bote después de unos minutos intensos de forcejear con ella y darle vueltas. Cuando llegó el momento, Hauser rápidamente saltó al bote y la ballena incluso regresó para vigilar que estuviera a salvo.

«Simplemente puse mis manos en mi cara y comencé a llorar. No puedo decir si fueron lágrimas de alivio porque estaba viva, o porque acababa de experimentar lo más increíble que he visto en mi vida».

Las ballenas jorobadas son conocidas por preocuparse por los demás, y hay varios casos documentados de ellas tratando de salvar a otros animales del peligro. El biólogo marino Bert Pitman analizó este comportamiento durante más de 60 años y concluyó que las ballenas jorobadas con frecuencia se unen para interrumpir los ataques de las ballenas asesinas, independientemente del tipo de animal que se está atacando.

Hasta ahora, el encuentro de Hauser es el único caso documentado que involucra a un ser humano. Mientras Hauser experimentó un poco de hematomas en el encuentro, no le impidió regresar a las mismas aguas unos días después, en su cumpleaños. Una jorobada hembra siguió su barco por millas, y siguió saltando fuera del agua como para llamar su atención.

Hauser culminó:

«Solo sabía que ella era la segunda ballena de ese día, la que estaba golpeando el agua. Me metí en el agua con ella y ella se zambulló abajo. Pensé ‘No, ella no me reconoció’. Pero justo debajo de mí, ella venía hacia arriba con sus hermosas aletas pectorales afuera. Ella puso sus aletas y me abrazó».

Después de unos días llenos de agitación, Hauser no pudo evitar sentirse más inspirada que nunca para continuar su importante trabajo y para educar aún más a las personas sobre los problemas que enfrentan las ballenas en los océanos del mundo.

También te puede interesar:

One Comment

Leave a Reply
  1. Es precioso este hecho. Nunca pude imaginar que las ballenas tuvieran ese tipo de comportamiento. Realmente me emocionó y sobre todo cuando la buzo regreso y la ballena fue a salió. ❤️

Deja un comentario