in

Cámara de seguridad capta al gato celoso que ‘no quiere’ a su nueva hermanita

Cuando existe un preferido de la familia no siempre es fácil aceptar la llegada de un nuevo bebé en casa con el que se tendrá que compartir todo, especialmente el cariño y afecto de los padres.

Esto fue lo que vivió un celoso gatito que fue rescatado de las calles y trasladado a un refugio animal donde estuvo más de 6 años, esperando que alguien le brindara una oportunidad de ser amado.

Su nombre es Sunny. Cuando finalmente fue adoptado por una familia, se convirtió en el gatito más feliz del mundo, rápidamente se enamoró de la nueva vida y no estaba dispuesto a que nadie se la arrebatara.

Lo sacamos de un refugio hace cinco años, a la edad de 8 años. Pasó seis años de su vida buscando un nuevo hogar y tan pronto como lo conocimos, ¡tuvimos que adoptarlo!

dijo la dueña de Sunny, Shannon Richardson.

El tiempo pasó, Sunny estaba perfectamente feliz con su vida y rutina, hasta que un día sus padres llevaron a casa a su nueva hermanita humana llamada Hazel, causando un abismo de dudas y miedos en el gato.

Cuando trajimos a Hazel por primera vez a casa, no la quería mucho. Dejamos el portabebés frente a él y solo la olió, se alejó inmediatamente y se fue a cenar

Sunny pasó varios meses tratando de hacerles saber a sus padres que no estaba de acuerdo con la presencia de Hazel y que no la quería en lo más mínimo. Sus padres se preguntaban si algún día el terco gato se acercaría a su hermanita, pero nunca imaginaron lo que verían al revisar la filmación de la cámara de seguridad de la habitación de la bebé.

Después de que los amorosos padres fueron a acostar a Hazel una noche, Sunny se coló en su habitación y saltó a su cuna, se acurrucó junto a ella y se quedó totalmente dormido.

Esa fue su primera siesta con ella. Me sorprendió mucho verlo en la cuna. No hay una manera fácil de subir sin saltar bastante lejos y a él no le gusta saltar. ¡Se quedó allí durante cuatro horas antes de que mi esposo se diera cuenta de que no había vuelto a la cama con nosotros!

Con ese hermoso gesto, quedó comprobado que Sunny siempre había amado a su hermanita, solo que no se sentía listo para mostrar su amor en público. Desde ese momento, el gatito ya no tiene problemas para mostrarle al mundo cuánto ama a Hazel. La sigue cuando está llorando, tratando de asegurarse de que está bien, y le encanta acurrucarse con ella cada vez que tiene la oportunidad de hacerlo.

Puede que no hayan tenido un comienzo perfecto, pero Sunny y Hazel están haciéndose los mejores amigos, y no hay duda de que el gato estará a su lado durante muchas siestas. Sin duda, el amor de los animales es incondicional hacia su familia. Su corazón es tan puro que son incapaces de sentir envidia o cualquier otro malo sentimiento. Solo desean ser queridos y cuidar de los suyos.

También te puede interesar:

Deja un comentario