in

Camionero encuentra a un pequeño visitante escondido junto a su neumático.

Cuando revisaba su camión para salir de viaje, un chofer en Namibia encontró en una de sus llantas delanteras apoyado contra uno de los neumáticos a un pequeño oso hormiguero. El conductor se apresuró a buscar a la madre del pequeño, pero no logró encontrarla.

Levantó al bebé oso hormiguero y lo llevó a la sede de la compañía de camiones, luego de esto se lo entregó a la Dra. Erika de Jager, veterinaria local y fundadora de ZURI Orphanage, un pequeño centro de rehabilitación para animales huérfanos.

El pequeño oso hormiguero a quien la Dra De Jager llamó ‘ET’ no tenía nada de vello en su cuerpo, y tenía aproximadamente dos meses de edad cuando fue encontrado por el camionero.

 

La Dra de Jager comentó a The Dodo:

«Fue amor a primera vista para mí».

La Dra de Jager quedó encantada cuando el camionero le entregó al pequeño ET con su cuerpo rosado y su largo hocico de oso hormiguero, De Jager no había cuidado antes de un oso hormiguero, para ella era un gran desafió para aprender.

La Dra De Jager añadió:

«Tuvimos que experimentar mucho con diferentes tetinas, también lo alimentamos, al principio, con una marca local de leche de gatito, pero no le fue bien. Fue solo después de que recibimos un consejo de un profesor de Onderstepoort que tuvimos una mejor idea de qué darle de comer. Entonces comenzamos a alimentarlo con leche importada e inmediatamente comenzó a subir de peso».

 

La Dra Erika luego dijo:

«Es un trabajo de tiempo completo, muy parecido a un bebé [humano], deben ser alimentados cada dos horas. También tuve que llevarlo a caminar para asegurarme de que haga algo de ejercicio».

Cuando De Jager presentó a ET a sus perros rescatados, Spokie y Zarah, estos parecían algo confundidos por la apariencia del pequeño oso hormiguero; pero lo acogieron rapidamente, además interactuar con más animales era lo que ET necesitaba para sanar sus heridas emocionales.

Cuando vio cómo aceptaron sus perros al pequeño, De Jager agregó:

«Los perros estaban interesados en él y simplemente reaccionaron como si fuera otro cachorro, están acostumbrados a criar animales como cabras y jabalíes [en el orfanato], por lo que no fue nada inusual para ellos. Simplemente jugaron con él como si fuera uno de ellos».

 

 

Al ser aún un bebé, ET solía dormir largos periodos de tiempo, y su lugar favorito para tomar sus siestas eran las camas de los perros del orfanato.

La Dra De Jager contó:

«Se acostó con los perros en sus camas como un bebé».

Cuando ET despertaba solía seguir a todas partes a Spokie y Zarah, parece que creía que era otro perro más.

De Jager añadió:

«Si los perros salían a caminar, ET estaba con ellos, no creo que ET se haya dado cuenta de que era un oso hormiguero. Creo que simplemente asumió que era un perro».

 

 

ET permaneció en el refugio ZURY durante cinco meses más para luego ser liberado en la naturaleza.

De Jager finalmente dijo:

«El lanzamiento de ET se realizó por etapas, primero se le permitió jugar afuera durante una hora, luego cuatro horas… y luego una noche, se quedó afuera».

A pesar de ser liberado ET aún visita a su madre adoptiva y sus viejos amigos de juego, la Dra Erika dice sentirse muy feliz cada vez que lo ve regresar.

La experiencia de crianza de Et preparó al orfanato para recibir más casos como el suyo; tiempo después recibió a otro bebé de oso hormiguero llamada ‘Gertie’, quien también había perdido a su madre y al igual que ET adoraba convivir con los demás animales del lugar.

Deja un comentario