in

Cautivadora amistad entre una niña autista y su gato de terapia

¿Te acuerdas de Iris Grace? En un artículo publicado anteriormente conocimos la historia de una niña autista que pinta increíbles cuadros como parte de su terapia de habla y comunicación.

El gato Thula

Pues ahora te vamos a hablar de otra terapia que recibe Iris; una terapia más afectuosa que le permite relacionarse con su entorno. Y es que los padres de Iris decidieron adoptar una mascota para que acompañe a su hija en sus actividades.

niña autista jugando con su gato

Investigando sobre la mascota adecuada para su hija, pasaron de caballos a perros; pero se dieron cuenta que a Iris no le gustaba la hiperactividad de estos animales ni que el perro moviera mucho su cola o la lamiera. Entonces escogieron un gato llamado Thula.

Thula es un Maine Coon

Thula

Thula es un Maine Coon,  una raza de felinos domésticos más grandes y de mayor peso. Se caracterizan por poder tolerar el agua debido a la impermeabilidad de su pelaje. En poco tiempo, Thula se convirtió en su gato de terapia; gracias a su carácter dócil y amable algo muy esencial para una niña con autismo.

Su madre refiere que, “Thula ha reducido sus ansiedades diarias y la mantiene en un estado de calma”. Además la alienta a interactuar con su entorno; ya que la pequeña Iris niña autista y gato diciendo frases como “Siéntate gato”.

Thula acompaña a Iris a todo lugar y permanece junto a ella en la realización de sus actividades diarias, tales como juegos acuáticos, paseos en bicicleta, dibujos y en especial los cuadros de pintura; como lo mencionamos en un anterior artículo.

Además Iris solía odiar los baños y lavarse el cabello; Thula tiene la característica especial de no temer al agua y ha logrado que su humana se sumerja en la bañera, algo con lo que lidiaban mucho sus padres.

Iris comenzó a hablar gracias a su gato Thula, sus padres refieren que el gato fue la puerta de entrada para su hija logre conectarse con ellos y empiece a hablar más día a día. Iris aprende mucho de su gato de terapia.

niña autista y gato

Thula es un gato que le brinda compañía, amistad y serenidad a Iris la impulsa a interactuar con lo que la rodea brindándole en todo momento su afecto felino y eso lo convierte en un ideal gato de terapia.

También te puede interesar:
♠  ¿Como es que los gatos hablan con los ojos? Tan hermosos como asombrosos.
♠  15 cosas que de seguro te han pasado si es que tienes gatos.

La madre de Iris quiere que otros padres de niños con autismo conozcan la historia de su hija y sepan que “Todo es posible” y no deben rendirse cuando crean que ya no hay nada más que hacer.

Esta publicación fue creado con un lindo y fácil Formulario de envío. ¡Crea tu Publicación!

What do you think?

318 points
Upvote Downvote

Total votes: 1

Upvotes: 1

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Comments

Leave a Reply
  1. Hola conozco de cerca la difícil tarea de criar a un niño, que sufre de Autismo y siempre se ha sabido que los animales son la mejor terapia para distintos trastornos, pero la idea de un gatito para esta niña es encantador, sobre todo que comparten la ducha, un gato en el agua, la idea es fabulosa… me encanta en lo personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Comments

comments

Increíbles cuadros pintados por niña autista

7 cosas que los gatos odian de los humanos