in

¿Cómo detectar que un perro tiene rabia?

La rabia es una enfermedad viral mortal que afecta a no solo a los perros sino también a otros mamíferos de sangre caliente. Los animales y los humanos pueden contagiarse mutuamente.

El virus de la rabia es un virus ARN que pertenece al género Lyssavirus y a la familia Rhabdoviridae

El principal foco de infección es el mordisco de un animal infectado, que puede ser otro perro o un gato. También son transmisores importantes otros mamíferos, como los  murciélagos, los zorros, los hurones, las mofetas o el ganado.

¿Cómo se trasmite la rabia en los perros?

El virus de la rabia  se halla presente en la saliva infectada y penetra en el cuerpo a través de un mordisco. También puede transmitirse a través de la saliva por una herida abierta o una mucosa.

Al principio se multiplica en las células musculares del mamífero. Más adelanteserán las neuronas y los ganglios nerviosos las zonas que se verán afectadas por este agente patógeno.

Su período de incubación es de dos a ocho semanas, aunque puede reducirse a una o ampliarse a un año entero. El virus llega al cerebro a través del sistema nervioso, por lo que, cuanto más distante está el mordisco del cerebro, más largo será el período de incubación. Tras llegar al cerebro, el virus regresa a la boca, penetrando en las glándulas salivares hasta 10 días antes de presentarse los primeros síntomas.

Síntomas de la rabia en los perros

  • Incubación. En esta fase, el perro aún no presenta ningún síntoma de la enfermedad. Puede durar desde una semana hasta varios meses.
  • Fase pondrómica. Dura de dos a ocho días. Observarás cambios en el comportamiento habitual de tu perro. Además, es frecuente que se muerda en el lugar por dónde penetró el virus. Más tarde, el perro se volverá retraído y pasará tiempo mirando abstraído al vacío.
  • Fase agresiva. El perro se vuelve peligroso y agresivo, atacando a cualquier cosa que se mueva. Los músculos de su cara entran en espasmo y tiran de los labios hacia atrás, dejando los dientes al descubierto. Morderá a cualquiera que se cruce con él.
  • Fase de parálisis. Los músculos de la garganta y la mandíbula se paralizan, quedando la boca abierta. Al no poder tragar saliva, babea y echa espuma por la boca. Puede tener náuseas. Según progresa la encefalitis, el perro pierde el control del movimiento y sufre un colapso, muriendo por insuficiencia respiratoria en uno o dos días.

¿Cómo saber si un perro tiene rabia?

Cuando el perro está vivo, el diagnóstico es solo tentativo y se hace en función de los síntomas y del historial clínico. Se sospecha que cualquier perro que no esté vacunado, que salive sin motivo evidente, muestre síntomas neurológicos confusos o cambios de comportamiento puede estar infectado de rabia.

¿Cómo prevenir la rabia en los perros?

La vacunación es una forma de prevención muy efectiva. Se comienza a los tres meses de edad, con revacunaciones un año después y a continuación, cada uno o tres años, dependiendo de la ley vigente.

Lo básico y fundamental es que nuestro can sea vacunado en los plazos establecidos.

Asimismo, trata de evitar que tu perro interactúe con animales salvajes o desconocidos.

¿Cuánto vive un perro con rabia? 

No es posible determinar de forma exacta cuánto tiempo vive un perro con rabia ya que la fase de incubación puede variar enormemente dependiendo de la localización y gravedad de la mordedura. Por ejemplo: el virus transmitido por un mordisco profundo en la pata se extenderá mucho rápido que en una herida superficial en la cola.

Debemos saber que la esperanza de vida de un perro con rabia es relativamente corta, pues puede variar entre 15 y 90 días, siendo más corta aún en cachorros.

Recomendaciones:

En el caso de que contemplemos que nuestro perro ha sido mordido por un perro, deberemos limpiar la herida con agua y jabón e ir inmediatamente al veterinario. La rapidez es fundamental para que un profesional calificado tenga el tiempo suficiente para contrarrestar la posible propagación del virus.

Deberemos hacer lo mismo en el caso de que contemplemos un cambio extraño en la conducta can. Todo esto será necesario inclusive si nuestro perro estaba vacunado contra la rabia.

En cualquier caso, si sospechas que tu perro pueda padecer la rabia acude cuanto antes a tu veterinario para aislar adecuadamente al animal, hacerle las pruebas pertinentes y evitar así el riesgo de propagación hacia otros animales y hacia las personas mediante la eutanasia.

Recuerda que la rabia en los perros no tiene ni tratamiento ni cura. Es decir, todo aquel que contraiga dicha patología no podrá deshacerse de ella.

También te puede interesar:

Deja un comentario