in ,

¿Cómo enseñar a mi gatito a usar el rascador?

El rascar y arañar es un instinto que no pueden evitar los gatos, porque además de afilarse las uñas, es parte del proceso para marcar el territorio. Esto contribuye a la salud mental y emocional de tu gato.

Al rascar, los gatos dejan el olor de las glándulas que tienen en sus patas y por eso es habitual que, una vez que arañan un objeto, vuelvan al mismo lugar días más tarde para reforzar su olor y su marca. Que tu minino arañe los muebles o las alfombras puede ser muy frustrante para ti, pero es importante recordar que el gato no lo hace con la intención de molestarnos.

En estos casos, lo más importante es no luchar contra su instinto, sino depende de nosotros enseñarles a que existen lugares apropiados donde pueden dar rienda suelta a su necesidad, como por ejemplo, el rascador.

La mayor parte de los felinos usan los rascadores para gatos por iniciativa propia pero a veces el gato no termina de adaptarse al rascador para gatos que tenemos en casa, y seguramente sea porque simplemente no sabe cómo usarlo ya que no está acostumbrado a él.

 

Consejos para hacer que un gato use el rascador

  • Primero, el poste debe ser suficientemente alto para que el gato lo pueda rascar mientras estira sus patas (traseras y delanteras) así como su espalda. Además debe de estar bien firme. Y el material debe poder aguantar arañazos profundos. Este punto es importante para la salud de las garras de tu gato.
  • Es muy importante encontrar el sitio donde normalmente va a arañar tu gatoporque es allí donde colocaremos el rascador, poco a poco irá impregnando su olor y aumentara su curiosidad, al final encontrará más satisfactorio rascar el rascador que el mueble.
  • Hay algunos rascadores que no están muy adornados y que pueden resultar un poco aburridos para el felino. Pueden tener muy pocas cuerdas o peluches pequeños, y eso no siempre es del agrado de un animal que disfruta jugando. Por eso, es muy recomendable comprar algunos pequeños juguetes y ponérselos encima del rascador para que tenga que ir a buscarlos.
  • Te recomendamos jugar con el cerca del rascador y rascar un poquito cada día tú mismo el rascador, así el verá que ese poste te gusta y es aprobado para ser rascado.
  • Puedes ayudarte con un spray especial para atraerlo o con un poco de catnip líquido roseas en el rascador para gatos. Este producto contiene esencia de hierba gatera que le estimula sus sentidos y los motiva a jugar.
  • Para reforzar su uso puedes premiarlo con un cariño o un snack cada que lo utilice.
  • Enseñarle a tu gato a usar el rascador requiere tiempo y paciencia. Ten en mente que regañarlo o castigarlo por no rascar bien o no usar el rascador apropiadamente le puede generar ansiedad y rechazo hacia el accesorio.

¿Cómo limpiar un rascador de gatos?

Cuando tenemos en casa un rascador de mano o un rascador pequeño la limpieza es rápida y fácil. Te recomendamos que llenes un barreño con agua recién hervida y jabón y sumerjas el rascador durante unos minutos. A continuación, frota bien con un trapo o esponja para quitar la suciedad más incrustada. También es buena idea echar vinagre o limón en el agua para mejorar su eficacia.

Pero para los rascadores más grandes como los árboles para gatos o para rascadores con materiales que no se pueden mojar tenemos que usar otras técnicas de limpieza y desinfección.

Paso 1: Retirar el pelo del rascador: Debemos darle una pasada con un cepillo de ropa para retirar los pelos y el polvo más superficial. Para los pelos restantes y más enganchados te recomendamos que utilices un aspirador de mano para dejarlo como nuevo.

Paso 2: Pasar un trapo húmedo: Una vez hayamos quitado los pelos del gato es el momento de pasar un trapo húmedo, recomendamos oxígeno activo para desinfectar (no huele, es incoloro, y lo más importante, inocuo para tu mascota y los humanos).

Paso 3: Agua y Bicarbonato: Por último y para dejar el rascador limpio y como nuevo, en un pulverizador cualquiera que tengas por casa y añádele 1 litro de agua y 4 cucharadas soperas de bicarbonato, mezclemos bien y rociemos todo el rascador a consciencia. Finalmente, dejamos secar unos minutos y ¡listo! tu gato ya puede jugar otra vez con un rascador desinfectado y limpio.

Deja un comentario