in ,

¿Cómo hacerse amigo de un gato?

Para llevarte bien con un gato es fundamental conocer su  personalidad, su carácter, su independencia, su tiempo y que le gusta para que vuestra relación sea maravillosa; ya que  los felinos son muy pero que muy especiales y no es fácil lograr una buena relación con ellos.

 Estos felinos tienen su lenguaje, y si lo aprendes podrás entender mejor a tu mascota y podrás convertirte en su mejor amigo en el tiempo que a él le parezca el adecuado,

Los conductistas animales han revelado la forma más eficaz de hacerse amigo de un felino: es el «parpadeo lento». La nueva investigación sugiere que los humanos pueden mostrar buena voluntad al aprender cómo sonríen los gatos, es decir, cuando un gato entrecierra lo ojos y los cierra, manteniéndolos cerrados por unos breves momentos.

A través de los ojos pueden producir señales comunicativas como emociones. Por ejemplo, si ves a tu gato entrecerrando los ojos es algo positivo. Entrecerrar los ojos o incluso cerrarlos puede interpretarse como una sonrisa felina.

En este estudio para hacerse amigo de los gatos y comprender sus sentimientos se han estudiado dos procesos en dos experimentos. El primer experimento consistía en el estudio del entrecerrado de los ojos de los gatos.

En el segundo experimento se colocaba a una persona a hacer determinados gestos con los ojos a los gatos y observar su respuesta. Por ejemplo, un parpadeo lento. La respuesta del felino era bastante sorprendente.

En este experimento, un desconocido usaba esta señal ante un felino. El minino tenía más propensión a acercarse a las personas que parpadeaban más lento que a los que hacía un entrecerrado de ojos normal.

Consejos si  quieres llevarte bien con tu gato

  • Si quieres llevarte bien con ese gatito hay una técnica que no falla, ofrecerle juguetes. No le tires contra el juguete, tira el juguete en una trayectoria que se aleja del gato para que él pueda cazarlo.
  • La mejor manera de empezar con un gato es usar el llamado refuerzo positivo: premiarle cada vez que hace las cosas correctamente. ¿Cómo? Con un sencillo mimo, una palabra amable, un juguete o una golosina para gatos
  • No es buena idea perseguirle por la casa, arrinconarle, obligarle a esconderse debajo de la cama o de la mesa… Este tipo de situaciones provocará que te tenga miedo y vuestra amistad tardará en llegar.
  • Dale tiempo y espacio. Los gatos suelen acercarse a la persona más tranquila.
  • No le rasques la barriga, las patas o la cola, mejor ve directo a la zona delante y detrás de las orejas y debajo del mentón. Le encantará.
  • No lo levantes por la piel del cuello sobre todo si es adulto. No les suele gustar nada.
  • No lo cojas en brazos sin haberte asegurado antes de que le gusta que lo levanten. Muchos gatos prefieren tener las cuatro patas en el suelo.
  • No lo intentes tranquilizar si de repente aplana las orejas, empieza a bufar o gruñir, mientras da latigazos con la cola. Será mejor que le dejes tranquilo.
  • Cuando el gatito se sienta cómodo contigo observarás que comienza a ronronear y te “amasará” con las patas delanteras. Esta es una clara señal de que confía en ti y se encuentra cómodo, ya te puedes considerar casi su amigo.

 

Deja un comentario