in

¿Cómo saber si mi gato está padeciendo de alzhéimer?

No solo los humanos pueden padecer alzhéimer o demencias seniles; también los animales, como los gatos y los perros pueden lo pueden padecer. Esta degeneración del sistema nervioso central de los gatos afecta a uno de cada tres felinos mayores de 11 años.

El riesgo de que el gato padezca demencia felina o el llamado alzheimer del gato crece a medida que el felino cumple años.

«En los animales ancianos mayores de 15 años, la probabilidad de desarrollar el síndrome de disfunción cognitiva felina es  del 50%», afirma la veterinaria Danielle Gunn-Moore, de la Universidad de Edimburgo.

Al igual que ocurre en las personas ancianas, cumplir años implica notables transformaciones para el felino. Una de ellas es, sin duda, el aumento del riesgo de padecer alzhéimer para el gato.

«El cerebro del perro o del felino con demencia involuciona, es decir, pierde su funcionalidad, al igual que ocurre con su corazón y otros órganos en los animales ancianos», añade, por su parte, el veterinario Adrián Aguilera.

En el argot veterinario a la demencia senil en gatos se le denomina Síndrome de Disfunción Cognitiva (SDC). Aunque no tiene cura, su tratamiento logra enlentecer su progreso y mitigar los síntomas.

La demencia senil felina implica un conjunto de cambios de conducta en el gato anciano, como respuesta a un proceso degenerativo que se inicia en su sistema nervioso central (cerebro y médula espinal).

¿Cómo reconocer si mi gato tiene alzhéimer?

Síntomas:

Los síntomas del Alzheimer en gatos son muy variados y no todos los mininos los manifiestan en su totalidad.

  • El gato está aturdido, con la mirada ausente, se pierde en casa y deambula sin saber dónde está y qué hacer.
  • Duerme más por el día y poco por la noche. Los maullidos nocturnos reclaman tu atención porque no desea estar solo.
  • Comienza a tener accidentes. No recuerda dónde está la bandeja sanitaria ni cómo acceder a ella.
  • Se vuelve más apático, ya no salta a sus rincones predilectos en las alturas. Resulta algo especialmente llamativo en razas muy activas como los Esfinge.
  • Come y se acicala menos.
  • No recuerda rutinas aprendidas en el pasado.
  • Siente ansiedad, agresividad o la necesidad de huir ante los cambios.
  • Se muestra irascible sin motivo aparente o rehúsa tus caricias cuando antes no lo hacía.

¿Cómo prevenir el alzhéimer en los gatos?

  • Los expertos recuerdan que una dieta equilibrada para el gato, a lo largo de todas sus etapas de vida, es una de las claves para prevenir o retrasar la aparición de la demencia senil en felinos.
  • La estimulación mental del animal, así como los juegos para gatos, son otra herramienta fundamental para ralentizar la aparición de las enfermedades degenerativas, relacionadas con su edad, en el peludo compañero de fatigas.
  • Contar con la compañía de otros felinos, así como disfrutar del tiempo y atenciones de sus dueños, resultan otras valiosas herramientas para eludir el alzhéimer del gato.

También puedes leer

Deja un comentario