in

La importancia de la hidratación en los gatos en su salud

Descubre aquí en este artículo de TGC, que tan importante es la hidratación de los gatos, cuánta agua necesitan al día y como es que debes dársela.

Si beben menos de lo que necesitan puede dar lugar a muchas enfermedades.

La hidratación está directamente relacionada con la buena salud, el agua permite que los tejidos de los órganos de los gatos estén en óptimas condiciones y que los riñones puedan cumplir con limpiar la sangre de toxinas.

Una mala hidratación puede causar problemas urinarios, los cuales de por sí son comunes en estos felinos. Es por eso que hay que estar vigilantes al consumo de agua diario de nuestros gatitos.

¿Cuánto de agua deben beber los gatos?

Según los especialistas la recomendación es que el gato debe beber como minino 50ml. de agua por cada kilo de peso.

Así, por ejemplo un gato de cinco kilos deberá beber al menos 250 ml de agua diariamente, es decir, un vaso de agua entero de un tamaño normal.

En verano, los gatos necesitan una mayor hidratación y pueden sobrepasar fácilmente esos 100ml/kg.

La mejor forma de hacerlo tomar agua es proporcionarles alimentos que contengan más agua o darles su pienso en un cuenco con algo de agua. Así, a la vez que se alimente aportará agua a su organismo.

¿Qué pasa si el gato no bebe agua?

La falta de hidratación puede favorecer la aparición de enfermedades como las infecciones de orina, comúnmente conocida como cristalización de la orina, así como otros problemas de salud.

Si el gato no bebe entrará en un proceso de deshidratación que se puede complicar derivando en otras enfermedades. Los síntomas de la deshidratación de estos animales son:

  • Apatía
  • Respiración acelerada y dificultosa
  • Aumento del ritmo cardiaco
  • Cansancio
  • Ojos hundidos
  • Pérdida de elasticidad de la piel
  • Orina demasiado concentrada (con un color muy oscuro)
  • Encías secas o pegagosas

Los gatos pueden aguantar varios días sin comer pero no más de 48 horas sin agua. Ni siquiera es recomendable que superen las 24 horas sin ingerir ni una gota de agua.

La ubicación del bebedero

A los gatos no les gusta que coloques agua al lado de su comida. Les da la sensación de que el agua está empozada o contaminada, por lo que evitaran tomarla.

Es mejor tener varios recipientes con agua en distintos espacios de la casa, separados de donde suelen comer y, obviamente, separado de su arenero.

El bebedero 

La mejor opción de material es la cerámica, pues el plástico puede ocasionar acné felino en los que son más sensibles.

Fuente de agua 

Las fuentes de agua pueden ayudarte a incentivar  el consumo necesario ayudar a tu gato a estar hidratado;  pues presentan una opción muy atractiva para ellos y para ti, pues la mayoría trabajan con filtros de agua que ayudan a mantenerla limpia de sarro.

El alimento 

El alimento también participa en la hidratación de nuestros gatos. Si combinamos el alimento húmedo en su dieta, el requerimiento de agua bebida será menor. Por ejemplo, si normalmente tuviese que beber el equivalente a una taza de agua, quizás sumando el alimento húmedo esa cantidad pueda reducirse a 3/4 de taza.

El alimento húmedo suele ser muy palatable para la mayoría, entonces, podemos aprovechar y aumentar un poquito de agua extra cuando sirvamos su porción de esa comida.

Por demás, es muy práctico porque nos permite dejar el alimento servido por largos periodos de tiempo para que el gato pueda comer de a pocos y varias veces al día, como es su naturaleza.

Problemas derivados de una mala hidratación de los gatos

Los problemas más comunes en los gatos causados por una mala hidratación son:

  • Problemas renales:

Los problemas renales son enfermedades silenciosas y de desarrollo lento, pero pueden hacer que la salud de nuestro gato se deteriore si no se tratan a tiempo. Por ello, es recomendable que a partir de cierta edad, entre 6 y 8 años, se le realicen a nuestro gato chequeos médicos periódicamente.

  • Problemas hepáticos:

El hígado sufre las consecuencias de la deshidratación y también de la falta de alimentos. Enfermedades como la lipidosis hepática o la colangiohepatitis felina son las más comunes y aunque no tienen su causa directa en la deshidratación, esta falta de agua puede acelerar los procesos hepáticos causando la muerte de nuestra mascota en un periodo breve de tiempo.

  • Problemas hormonales:

Como el hipertiroidismo, que es una enfermedad que produce pérdida de peso, a pesar de que nuestro gato come abundantemente y mantiene una actividad física normal.
Los gatos hipertiroideos suelen acabar muriendo por fallos renales o cardíacos, por lo que conviene aumentar los chequeos conforme envejece nuestra mascota.

Si percibimos que nuestro gato no bebe suficiente agua deberemos tomar medidas para corregir esta deficiencia.

Nosotros como los dueños debemos estar siempre atentos y ver cuál es la mejor manera de hidratarlo. También debemos asegurarnos de cambiar de seguido el plato de agua, no dejarlo al sol. De igual manera si es una fuente, se tiene que limpiar por dentro cada cierto tiempo y cambiar el filtro.

También te puede interesar:

Deja un comentario