in

Descubren en cápsula de tiempo como eran las mascotas hace 120 años

En el mundo han cambiado muchas cosas a lo largo de los años, pero el sentimiento de lealtad y amor por aquellos seres que adoptamos como mascotas es algo que trasciende por generaciones.

Esta gran verdad fue descubierta recientemente por el fotógrafo Mathieu Stern, quien halló en una cápsula del tiempo la evidencia más certera del amor que sus antepasados habían tenido hacia su mascota.

En una suerte de travesía hacia la casa de sus parientes antepasados, Mathieu decidió fotografiar algunos objetos interesantes que lo llevaran a examinar un poco sobre la vida de sus antecesores. Sin embargo, la aventura por captar algunas fotografías lo llevó al más dulce descubrimiento.

En una pequeña caja que parece ser una cápsula del tiempo, el fotógrafo francés de 36 años de edad encontró unos negativos que le permitieron dar un vistazo al corazón pasado de su familia.

Tras aplicar algunas técnicas para limpiar y recuperar las imágenes del rollo algo estropeado por el paso del tiempo, el fotógrafo logró revelar lo que ocultaba el papel fotográfico hallado.

Un elegante felino del que pudo haber vivido en el siglo pasado estaba allí, frente a Mathieu e inmortalizado por el corazón de alguien que quiso guardar su imagen en esa cápsula del tiempo.

Los objetos aparentemente pertenecían a una niña y aunque no logró descubrir exactamente de quién se trataba, el francés tuvo una entrada directa al corazón de la pequeña niña. El motivo para guardar el negativo en el que aparecían sus queridas mascotas y en gran medida su gatito fue evidente para Mathieu.

Después de su hallazgo, Mathieu hizo un vídeo sobre el proceso de revelado en su canal de Youtube que cuenta con más de 200 000 suscriptores enfocados en la experimentación fotográfica.

El Sr. Stern es amante de los lentes vintage y un apasionado por los experimentos usando diferentes técnicas de fotográficas, pero de seguro este trabajo ha sido el más emotivo en su trayectoria pues logró dar un vistazo a sus propias raíces.

El trabajo de Mathieu nos ha recordado el amor que desde siempre muchas personas han sentido por las mascotas y cómo ahora más que nunca, cuando existen mayores facilidades y desarrollo, estas criaturas deben continuar siendo amadas. 

Gracias a la cápsula del tiempo de la pequeña ese amor por su mascota sigue aún vivo. 

También te puede interesar:

Deja un comentario