in

Diminuto pitbull desafía todas las posibilidades luego de haber nacido diferente.

Sasha es tal vez el pitbull más pequeño del mundo. La perrita nació a comienzos de septiembre y con apenas un día de edad, ya estaba en peligro. Nació con labio leporino y paladar hendido. Marie DeMarco, la mujer quien cuida de la pequeña y es fundadora de la organización FURRR 911, llama a Sacha su cachorro «milagroso» porque ya ha superado tanto en su corta y frágil vida.

Ella comentó a The Dodo:

«Está desafiando todas las probabilidades. Ella ha demostrado que quiere estar aquí».

La persona que cuidaba a Sasha y a los demás cachorros de su misma camada se acercaron a Courtney Bellew, directora de SNARR Animal Rescue Northeast, un grupo de rescate con sede en Nueva York especializado en perros con necesidades especiales.

Courtney  agregó:

«El dueño reconoció que tenía paladar hendido y labio leporino y quería tratar de salvarla. La trajo a mi casa y ella era tan pequeña y frágil».

Sabiendo que Sasha necesitaría ser alimentada por sonda, ya que la cachorra no pudo mamar, Courtney coordinó rápidamente los esfuerzos con Marie, una enfermera profesional con mucha experiencia atendiendo a gatitos neonatales, heridos y críticamente enfermos.

Courtney esperaba que el éxito de Marie con estos animales vulnerables la ayudara a mantener a Sasha con vida también. Marie esperaba eso también, y entonces Courtney llevó al pequeño cachorro donde Marie, le hizo una almohadilla térmica y metió al cachorro en unas mantas en una caja para asegurarse de que ella se calentara en el camino.

Sasha sólo pesó 11 onzas (311 gramos) en ese primer día. Su labio leporino y paladar hendido eran solo el inicio de sus problemas de salud. Marie notó que la cabeza de Sasha parecía grande en comparación con su pequeño cuerpo. Un veterinario confirmó que Sasha además tenía hidrocefalia, una acumulación de líquido cefalorraquídeo en el cráneo. Su cerebro es sólo un tercio del tamaño que debería ser.

Sasha también desarrolló una infección respiratoria, una infección urinaria y tiene algunos problemas ortopédicos. Pero la fuerte perrita sigue luchando.

Marie añadió:

«Ella tiene una voluntad y determinación increíbles. A través de todo esto, ella realmente no debería estar aquí».

Sacha tiene más de 3 meses de edad, y pesa sólo 1 libra, con 9 onzas. Todavía no es lo suficientemente grande para ninguna de las cirugías que podrían ayudarla a comer mejor y aliviar sus otros problemas médicos.

Es un poco más lenta y menos inteligente que la mayoría de los cachorros de su edad, pero es feliz y amada.

Sasha es alimentada cada tres o cuatro horas durante el día, y cada cinco horas por la noche, para que ella y Marie puedan dormir un rato. Se lame los labios cuando ve que su comida está preparada.

Es abrigada para mantenerla calentita, y le gusta pasar tiempo con los gatitos en el hogar de acogida. Además, Sasha adora a Marie. Le encanta estar cerca de su madre adoptiva y recibir y dar amor.

Marie finalmente dijo:

«La tomo en brazos y la sostengo. Cuando la abrazo y la estoy besando, si la sostengo cerca de mi cara, ella me lame la nariz».

Es muy pronto para saber lo que viene en el futuro de Sasha. Aquellos que la aman son cautelosamente optimistas sobre sus expectativas. Al ver a la pequeña luchar para sobrevivir y ayudarla en cada paso del camino, Marie y Courtney dicen que no importa qué, valió la pena.

Deja un comentario