in ,

Encantador conejo gigante esta convencido de que es un perro y enamora las redes.

En la cuenta de Instagram de este lindo conejo llamado Guus, tiene bastantes fanáticos, con más de 33 mil seguidores que disfrutan de su contenido. Danielle dice que le gusta compartir diferentes aspectos y ángulos de su vida a través de fotos y vídeos.

Fue el novio de Danielle le regaló este animado paquete de alegría en 2020, y desde entonces ella ha apreciado cada momento juntos. Guus es un conejo Flemish Giant, y aporta a Danielle felicidad y emoción constantes.

Danielle le dijo a Bored Panda:

“Cuando era joven crecí con perros. Así que automáticamente pedí un cachorro. Como vivimos en Ámsterdam y tenemos una vida dinámica, un perro no encajaba por ahora. Mi novio sugirió un conejito de la casa. Y así entro Guus a nuestras vidas” 

 

 

Una seguidora de esta pareja de amigos, comentó el gran vínculo que existe entre ella y Guus, diciendo que se alegra de saber que los conejos pueden considerarse ahora una perfecta compañía. Otros también publicaron comentarios en los que se mostraban fascinados con la personalidad del particular conejo.

La mujer expresó que Guus está muy apegado a ella, siempre la sigue a todas partes y le encanta jugar a la pelota. Dijo que disfruta de todos los aspectos de su personalidad y que a menudo lo compara con un gran oso koala por sus mullidas orejas.

 

 

Danielle nota constantemente que Guus la sigue a todas partes, sobre todo cuando se siente ansiosa o sola. Ella se siente reconfortada y apoyada emocionalmente por él, y considera que es como un conejo de apoyo emocional.

Guus también es un poco travieso. Siente curiosidad por muchas cosas, como probar la nieve, saltar en el jardín e incluso robar algún bocadillo del escritorio de Danielle o de su bolsa de la compra. Pero Guus desprecia una cosa por completo, los plátanos.

De acuerdo con Northern Nester, los conejos gigantes flamencos, también conocidos como gigantes gentiles, son dóciles y constituyen una excelente compañía de interior. A menudo se les encuentra saltando y sentándose en el regazo de la gente o dándose baños de polvo. Con un adiestramiento adecuado, estos animales pueden ser muy limpios y llegar a utilizar una caja de arena en lugar de tus muebles.

Sin embargo, también pueden ponerse fácilmente nerviosos cuando se les trata de manera incorrecta y pueden morder o arañar como forma de autodefensa.

Danielle nos dice que, por regla general, estos conejos son amables y de buen carácter con todas las personas, incluso con los niños pequeños. Aunque son bastante inofensivos, subraya que sigue siendo necesaria la supervisión de un adulto cuando los niños pasan tiempo con ellos.

 

Finalmente, Danielle agrego:

“Cada día es una bendición. Nunca pensé que los conejitos fueran tan inteligentes o lindos. Cada mañana, cuando me despierto, no veo la hora de abrazar a Guus”

 

Deja un comentario