in

Encontraron a su perro y adoptaron también a su amigo que nunca lo abandonó en las calles

La familia Montez recibió una llamada, una que ya habían perdido las esperanzas de recibir algún día. Su perro, que había desaparecido en el 2009, había sido encontrado y rescatado 6 años después. Ahora que encontraron a su perro se enteraron que él nunca había estado solo en las calles.

A mediados de 2009 Corky, el perro de la familia Montez, se fue de casa y nunca volvió. Un buen samaritano encontró tres perros en una carretera y aunque uno había sido herido de gravedad y no sobrevivió, los otros dos estaban bien, y uno de los supervivientes era Corky, el mismo perro que la familia Montez había adoptado del mismo refugio casi siete años atrás.

Resulta que Corky fue llevado a la Humane Society of North Texas después de haber sido recogido en esa carretera, y gracias a un microchip, los equipos de rescate pudieron encontrar a sus familiares.

Encontraron a su perro y adoptaron a su amigo que nunca lo abandonó

Kimberly Montez. comentó

«Buscamos a Corky durante unos seis meses antes de mudarnos, y sabíamos que estaba con microchip y tenía un collar, así que estábamos a la espera de que un día volvería a casa. Así que estábamos muy emocionados»

Jimmy Montez dijo:

«Estábamos en shock cuando nos llegó la noticia», «Simplemente no lo podía creer».

La familia corrió de inmediato al refugio para reunirse con su mascota perdida, y fue entonces cuando descubrieron que a pesar de haber perdido a Corky, este no había estado solo. Otro pequeño perro había sido rescatado junto con él, un pequeño de un solo ojo llamado Captain. En las calles, habían sido amigos el uno del otro, siempre juntos.

«Nuestros corazones se derritieron. Al momento en que nos dijeron que se encontraron juntos, sabían que tenían que permanecer juntos», dijo Jimmy. Así que en lugar de llevarse sólo a su perro a casa ese día, se llevaron dos.

Jimmy finalizó:

 «Son uña y mugre. Siempre que Captain va, Corky está ahí con él», dijo. «Creo que Corky le había estado ayudando en la calle porque le falta un ojo. Siempre le permite comer primero y siempre siesta juntos. Corky se ocupa de él»

Si a Corky no se le hubiera implantado un microchip años atrás, lo más probable es que nunca hubiera vuelto a encontrar a su familia que lo extrañaba mucho.

Deja un comentario