in ,

Familia adopta al gatito más anciano de un refugio para la abuela de 101 años que buscaba un compañero mayor.

Las mascotas jóvenes no solo requieren tiempo y mucha dedicación, sino que también son muy exigentes con sus amos y quieren ser el centro de atención. Por otro lado, los animales mayores son más tranquilos, más fáciles de cuidar, y generalmente ya han sido entrenados.

Debido a esto, muchas veces les recomiendan a las personas que desean adoptar, que se lleven a casa una mascota mayor, pues es más fácil cuidarlos. Para mala fortuna, la gente sigue eligiendo a los animales jóvenes, lo que hace que los mayores permanezcan mucho tiempo en los refugios esperando a una familia.

Sin embargo, hace poco se dio un hecho bastante especial que involucra al gato más anciano de un refugio de animales ubicado en Carolina del Norte, Estados Unidos.

El gato de 19 años llamado Gus lamentablemente llegó al refugio luego de que su dueño tuviera que dejarlo porque ya no podía cuidarlo.

Según la Humane Society of Catawba County, Gus demostró ser muy especial, amigable, y desde que llegó se robó la atención de todos.

Pero, a pesar de su hermosa personalidad y robarse el corazón de todos los trabajadores del refugio, nadie se imaginó que conseguiría un hogar tan pronto. El afortunado felino consiguió ser adoptado por una familia después de estar solo un mes en el refugio.

La abuela de 101 años llamada Penny, estaba buscando una nueva mascota, ya que su gato anterior había fallecido, pero quería un compañero mayor. Por eso, cuando conocieron al encantador Gus en el refugio, sabían que era el elegido para ocupar este lindo lugar en la familia.

Al parecer, ser un gato mayor no le complicó la búsqueda de un nuevo hogar, y por el contrario fue exactamente lo que lo ayudó a encontrar uno. La solicitud de adopción por parte de la abuela no tardó en llegar, y en el refugio solo les desearon buena suerte.

El refugio compartió en Facebook:

«Nuestros [corazones] están llenos con esta hermosa adopción. Nuestro bisabuelo PAW de 19 años (133 en años humanos), ha encontrado los brazos amorosos de su nueva mamá, que tiene 101 años de edad».

Cuando llegó a su hogar, Gus y Penny hicieron clic al instante, e inmediatamente formaron una hermosa relación, como si supieran que se necesitaban. Gus se adaptó rápidamente a todos los rincones de su hogar y comenzó a caminar por toda la casa, como un verdadero rey.

Ahora, el encantador gato está muy feliz disfrutando de su nuevo hogar, y generalmente se la pasa viendo las ardillas a través de la ventana. Penny quería un nuevo compañero de vida, y por fortuna decidió adoptar a Gus, ya que sabía que era la elección correcta.

Deja un comentario