in

Familia buscaba adoptar dos gatitos, pero no podían dejar atrás al tercero de esta camada

Una familia que buscaba adoptar a dos pequeños gatitos luego de perder a sus dos mascotas debido a su edad terminó llevándose a casa a tres lindas gatitas, ya que no podían dejar atrás a una de las hermanas felinas rescatadas.

Las tres gatitas luego de ser rescatadas en la ciudad de Kentucky, se trasladaron a Meow Parlour, un centro de rescate de animales localizado en New York. La idea era que tuvieran una segunda oportunidad de vida, y con ocho semanas de edad estaban casi listas para encontrar un hogar para siempre.

 

 

Molly, una voluntaria del lugar, conoció a las gatitas y decidió tomarlas bajo su protección, descubriendo rápidamente sus increíbles personalidades. Tan pronto se subieron al auto de Molly, una de las gatitas tenía mucho que decir y empezó a maullar, y pronto sus hermanas continuaron con el coro.

Molly comentó Love Meow:

«Hattie (atigrada de pelo largo) parecía ser un poco diva, dando a conocer todos sus deseos fuerte y claro».

Cuando llegaron a su nuevo hogar, las tres gatitas (Hattie, Ginny y Lucy), salieron de la jaula y comenzaron a explorar todo el lugar durante horas. Ninguna de las gatitas era tímida, y desde el principio exigieron mucha atención, caricias, y jugaron corriendo por todos los lugares de la casa.

También se alimentaron hasta calmar su apetito antes de acomodarse en una cómoda cama para pasar la noche como un lindo trío.

 

 

Molly agregó:

«Se salieron de las múltiples camas para gatos que les había preparado y saltaron directamente a mi cama. Durmieron allí todas las noches de su estadía».

Durante el verano, el proceso de adopción se hizo muy lento, por lo que Molly sabía que sería difícil encontrarles un hogar para siempre.

Sobre todo, porque eran tres hermanas, así que necesitarían un hogar donde las pudieran aceptar sin necesidad de ser separadas y pudieran vivir tranquilas. O por lo menos, que adoptaran a dos y otro hogar que tuviera un gato como mascota se encargara de adoptar a la gatita restante.

 

 

Mientras esperaban, todas las mañanas Hattie saltaba de la cama para buscar su juguete favorito y sus dos hermanas la seguían para unirse a la diversión.

Molly dijo:

«A las tres gatitas les encantaba jugar en su túnel, luchar y perseguirse por todo mi apartamento».

Cuando se cansaban de jugar, por lo general se acurrucaban en la cama de Molly o en una de sus camas para tomar un descanso. Molly realmente esperaba que sucediera un milagro de adopción triple, pero era consciente que sería muy difícil que alguien decidiera adoptarlas.

Afortunadamente, unos días después, Molly recibió a una familia que se acercó para decir que estaban interesados en adoptar al hermoso trío de gatitas.

 

 

Molly compartió:

«Traté de no hacerme ilusiones porque pueden pasar muchas cosas durante el proceso de adopción».

Al parecer, la familia estaba buscando adoptar solo a dos gatitos para reemplazar a sus dos mascotas difuntas, pero cuando vieron a las gatitas se enamoraron. No se imaginaban separar a las hermanas y, cuando tuvieron un encuentro virtual con las gatitas, estuvieron más convencidos de que tenían que adoptarlas.

Ella finalmente agregó:

«Unos días después, se finalizó la adopción. Lo que es más especial es que el adoptante es un maestro de quinto grado, como yo».

 

 

Ahora las gatitas renombradas (Teddy, Rose y Rain), tienen la vida que se merecen y están prosperando al lado de su nueva familia amorosa.

Las hermanas pasan los días jugando por toda la casa, proporcionando entretenimiento felino sin límites, duermen como campeonas y son muy exploradoras. Lo mejor es que tienen a dos hermanos humanos, y en general a toda su familia que les brinda el amor que siempre quisieron tener.

 

Deja un comentario