in

Familia de granjeros salva del matadero a un novillo que se comporta como cachorro

Delbur es un encantador novillo de Jersey de dos años y medio, que fue rescatado por una familia de granjeros en Michigan, EE. UU. El animal fue adquirido originalmente por la familia para ser convertido en alimento debido a la escasez de carne durante la pandemia por el Covid 19.

Por fortuna, para Delbur, esta idea inicial fue todo un fracaso, ya que terminaron por enamorarse de él por completo. Ahora el novillo es parte de la familia y es un gigante consentido por todos en casa.

Shiane, la madre adoptiva de Delbur dijo a Metro UK:

«Durante el Covid decidimos que íbamos a convertirnos en productores de carne, así que obtuvimos a Delbur… Técnicamente, la raza de Delbur no es realmente para la carne, pero en ese momento era difícil encontrar vacas de carne, así que compré cualquier raza que pudiera obtener. Nos dimos cuenta muy rápido de que era raro. Era como un cachorro».

La mujer recuerda:

«Me mugía cuando estaba en el porche… Cuando bajamos a verlo, comenzó a correr y saltar; cuanto mayor se hacía, más corcoveaba y saltaba. Estábamos como: «¿Cuál es su problema?».

De acuerdo con Shiane, no es raro que las vacas de esta raza sean un poco más amigables que otras, pero nunca había conocido a una con una personalidad como la de Delbur. La familia también ha acogido en la granja a algunos perros, gatos, pavos, patos y caballos.

El resto de la familia parecía algo escéptica ante la decisión de Shiane. La mujer recuerda que su cuñada incluso le preguntó si realmente lo haría.

Shiane cuenta:

‘Mi cuñada estaba como: ‘No lo vas a matar’ y estaba tratando de ser dura, diciendo: ‘Lo conseguí para la carne, lo voy a hacer’. Esto es lo que hacen los granjeros. Y luego, el día de ir al carnicero mi rímel se me estaba corriendo por la cara. Estaba llorando».

El esposo de la mujer logró notar la angustia en su rostro, e incluso le preguntó si estaba segura de lo que estaba haciendo, pero ella trató de mantenerse firme en su decisión.

La mujer recuerda:

«Lo cargué en el remolque y… Delbur simplemente entró como ‘Oh, oye, ¿a dónde vamos?’».

Deja un comentario