in

Familia se mudó a una nueva casa y encontraron que venía con gatitos incluidos.

Una familia se mudó a comienzos de año a una nueva casa en Abitibi-Témiscamingue, Canadá. Su nuevo hogar en el campo era increíble, y al poco tiempo descubrieron que venía con algunos gatitos traviesos incluidos, que parece que llevaban un tiempo ya viviendo en su granero.

Joanie, la dueña del lugar y su familia, sabían que se acercaba el invierno y en Canadá son implacables, así que pronto dejaron en el granero refugios calientes para los gatitos mientras buscaban ayuda para encontrarles una nueva casa.

La idea era esterilizar a la madre para evitar un futuro embarazo y buscar además un lugar para sus pequeños mininos. La mujer se comunicó con Chatons Orphelins Montréal, un refugio a más de 700 kilómetros de distancia, luego de que nadie ofreciera su ayuda para la familia de gatitos.

Celine Crom, de Chatons Orphelins Montréal comentó a Love Meow:

«Se puso en contacto con veterinarios y refugios en Abitibi, pero no pudo encontrar a nadie que la ayudara. Así que nos comprometimos a acogerlos».

Luego de instalar una pequeña trampa en el granero, uno de los pequeños gatitos entró. Era algo tímido, fue llamado Jules, y sus hermanos fueron más esquivos. Jules se animó prontamente y dejó a un lado su timidez cuando le ofrecieron algo de comida y caricias.

Joanie seguía buscando atraer al resto de la familia felina, así que un voluntario se ofreció a llevar a Jules hasta el refugio en Montréal donde recibiría la ayuda necesaria.

Celine comentó:

«A Jules le fue muy bien en su largo viaje en auto hasta el veterinario y fue a su hogar de acogida para socializar».

El pequeño felino conoció a quien sería su madre de acogida, Marie-Lyne, quien inmeditamente le ofreció mimos, y Jules accedió encantado. Ahora el ex gato de granero era feliz siendo consentido y envuelto como un bebé.

Celine agregó:

«Rápidamente descubrió que es divertido jugar con los juguetes de plumas, e incluso se hizo amigo de los gatos residentes».

Luego de algunos días, los gatitos restantes llamados Junot y Jass, también fueron puestos a salvo y se reunieron con su hermano Jules luego de ser revisados por el veterinario, y comprobar que estaban en perfecto estado.

Joanie no solo salvó a los pequeños gatitos , ahora también ha localizado a la mamá y al papá de los pequeños y está esforzándose para realizar prontamente la esterilización de ambos.

Mamá y papá gato seguirán viviendo en el granero y ahora cuentan con la protección de la familia de Joanie, quienes se asegurarán de brindarles comida y un refugio cálido en el invierno. Por su parte, los pequeños gatitos ya se encuentran reunidos en el hogar de acogida.

Celine agregó:

«Ayer, los gatitos se reunieron en su hogar de acogida. Jass estaba muy tímido después de la terrible experiencia y todos los cambios, pero Junot ya comenzó a jugar y correr por la casa con su hermano Jules».

Mientras Junot se acopla rápidamente y sigue el ejemplo de Jules, por su parte Jass prefiere observar todo y mantenerse en un espacio seguro; lentamente irá explorando el lugar.

El día de los pequeños transcurre entre comer y jugar con los otros gatitos del lugar o tomar cómodas siestas y ronronear sin preocupaciones. Jules es el más activo y extrovertido, suele ser conversador y disfruta estar con las personas; suele animar a sus hermanos a jugar y observar las aves por la ventana.

Ahora estos gatitos no tendrán que preocuparse por nada ni prepararse para afrontar el invierno. Pronto encontrarán cálidos hogares donde recibirán todo el amor que merecen.

Deja un comentario