in

Gata callejera tiene a su bebés horas después de entender que no estaba en peligro

La vida para un gato callejero no es nada fácil. Pasan  muchos años luchando contra toda clase de peligros y hay veces en las que no pueden hacer más que pedir ayuda y esperar a que alguien de buen corazón los salve, una linda gatita llegó al refugio en un estado de salud muy deplorable.

Se notaba que la gatita llevaba varios días sin comer y se veía muy débil. Por si esto fuese poco, la tierna gatita estaba embarazada y se convertiría en madre en nada menos que una semana. Había que actuar rápidamente para poder salvarla a ella y a los gatitos bebés que estaban por nacer.

View this post on Instagram

Here’s another throwback video because…why not? ☺️ This was when the kittens were around 1 week old. . I’m cherishing the last few days I have with Iris and her kittens before they get adopted. Iris is the first pregnant cat I’ve ever fostered and her kittens were the first kittens ever born in my house. Although adoption day will be bittersweet, I am so excited for each kitten (and mama Iris!) to go to their forever homes where they will be loved and spoiled. They all will be going to wonderful homes. ❤️ #goodbyeisthegoal #fosteringsaveslives #IrisandherKittensOfHope

A post shared by ⭐️Foster Home In Oregon (@fosteringlove.pdx) on

Decidieron llamarla Iris y la llevaron inmediatamente al veterinario, su estado de salud necesitaba mucha atención, pero tenía muchas fuerzas y con la ayuda de los rescatistas lograría mejorar en muy poco tiempo.

Ahora lo más importante era que encontrara un hogar temporal para poder recibir tratamiento. Angela Su, una voluntaria, le abrió las puertas de su hogar sin pensarlo dos veces y le aseguró a la gata que estaría sana y salva.

Angela estaba preparada para que el nacimiento de los gatitos fuese en aproximadamente una semana. Sin embargo, Iris los sorprendió a todos y dio a luz la misma noche en que llegó a su hogar temporal. Estaba claro que finalmente se sentía segura y sabía que allí recibiría ayuda para que a sus gatitos no les faltara nada.

Angela no estaba preparada para un momento tan delicado, pero todo salió bien. Contactó a un veterinario para que la ayudara a lo largo de todo el  proceso y después de un par de horas la agotada madre ya se encontraba dando lamidas a todas sus crías.

Iris resultó ser la mejor mamá del mundo, en ningún momento se separa de sus pequeños bebés. Los baña constantemente y se asegura de darles mucho amor y comida, Iris es una mamá tan dedicada que en ocasiones se olvida de tener tiempo para ella. La gatita sólo se alimentaba cuando Angela le acercaba un plato ya que Iris se niega a alejarse de sus bebés.

También te puede interesar:

Deja un comentario