in

Gata embarazada se protege del frío hasta lograr encontrar un lugar seguro para dar a luz.

A comienzos de este año una persona de buen corazón se topó con una gata embarazada a un costado de una autopista en Indiana, Estados Unidos. La gatita estaba en malas condiciones y cubierta por la nieve; se notaba que la había pasado muy mal. Estaba acurrucada y buscaba mantener un poco de calor en su cuerpo.

La persona buscó la ayuda del centro de rescate Catsnip Etc para ayudar a la felina. Por su estado de gestación y las bajas temperaturas que había soportado, su estado era muy delicado y necesitaba un lugar de acogida de forma urgente.

Missy McNeal de Catsnip Etc comentó a Love Meow:

«El Buen Samaritano inmediatamente se dio la vuelta y la levantó. Era tan amable y dulce y nunca dejó de ronronear»..

La gatita recibió el nombre de Camilla, y desde que llegó al centro de rescate fue muy tierna y tranquila. Al poco tiempo dio a luz a 4 encantadores gatitos bajo el calor de una cama y un lugar seguro.

Missy agrega:

«El primer día, se sentaba y cubría a sus gatitos para protegerlos. Una vez que sabía que queríamos ayudarla, estaba más que feliz de dejarnos ver cómo estaban los pequeños».

La mamá gata tenía un peso muy bajo y no lograba producir la suficiente leche para amamantar de manera adecuada a sus pequeños; así que los voluntarios le ayudaron con biberones las 24 horas del día para complementar la alimentación de los cuatro gatitos.

La voluntaria luego dijo:

«Estaba desnutrida y muy delgada cuando la encontraron. No le importó en absoluto cuando vinimos a ayudar a alimentar a sus gatitos. Sabía que necesitaban ayuda adicional y parecía muy agradecida».

Los pequeños felinos llamados: Coco, Cora, Chanel y Carl, eran encantadores y comían con mucho entusiasmo. Camilla cuidaba cada movimiento de sus pequeños y una vez ganó algo de peso y recuperó sus fuerzas, se mantenía al pendiente de las necesidades de sus pequeños.

El centro de rescate dijo:

«A las 4 1/2 semanas de edad, los gatitos estaban llegando a la etapa divertida donde sus personalidades comenzaban a mostrarse. Estaban trepando árboles para gatos cuando su mamá no les prestaba atención».

Pronto los pequeños gatitos se convirtieron en grandes aventureros y disfrutaban recorrer todo y explorar cada rincón de su hogar. Camilla siempre cuidaba de sus chicos desde lejos, y sabía que estaban a salvo de todo peligro.

Tan pronto como los gatitos estuvieron listos para andar por su cuenta y encontrar un lugar adecuando para ellos, Camilla soltó sus riendas y se dedicó a buscar también algo de afecto de los humanos para sí misma.

Los cuatro gatitos encontraron sus hogares definitivos en poco tiempo, mientras que Camilla se quedó bajo el cuidado del centro de rescate. Muchos de los gatitos que compartían hogar con la felina encontraron sus nuevos lugares, mientras Camilla seguía esperando a través del cristal su momento mágico.

Los voluntarios dijeron:

«Ella era la única que quedaba en nuestra sala de adopciones después de un ajetreado día de adopciones».

Luego de unos días de la celebración del día de los caídos, Camilla recibió la visita de una familia que quedó perdidamente enamorada de ella e inmediatamente, por lo que decidieron brindarle un hogar para siempre. La gatita estaba feliz y disfrutó de los mimos y cariños de su nueva familia humana.

Camilla ronroneaba vigorosamente mientras su nueva familia la sostenía en sus brazos, finalmente y luego de tres meses bajo el cuidado de los voluntarios partiría para iniciar el mejor capítulo de su vida.

Deja un comentario