in ,

Gata madre y sus bebés recién nacidos son encontrados viviendo en un nido de aves.

Una encantadora familia felina formada por una madre gata, sus gatitos y un gato macho que al parecer es el padre, armó su hogar en un lugar muy inusual; con el fin de protegerse de todos los peligros, decidieron vivir en lo alto de las ramas de un árbol.

Aunque parezca un poco raro, el curioso hecho ocurrió en la ciudad de Amersham, Inglaterra, dejando a todos los espectadores sorprendidos con lo visto. Una organización benéfica del Reino Unido llamada Chiltern Cats Protection, se hizo cargo del asunto y decidió compartir la tierna historia en Facebook.

Según los miembros de la organización, la búsqueda de la familia felina empezó luego de que una moradora de la ciudad encontrara a un gatito muerto.

En aquel momento, los rescatistas pensaban que podía haber más gatos en el lugar, por lo que empezaron a buscar a la madre y a otros gatitos. Después de un tiempo de búsqueda, el equipo de rescate pudo encontrar a la mamá felina, pero todos sus gatitos seguían siendo un misterio.

La publicación de Facebook dice:

«Una residente nos informó que había encontrado un gatito muerto en su jardín. Después de días de búsqueda, el equipo encontró a la mamá gata, pero no pudo encontrar a sus gatitos».

El equipo de rescate pasó varios días buscando en diferentes jardines, preguntando a los moradores, instalando cámaras y repartiendo cárteles sobre la camada de gatitos. Tristemente sus esfuerzos no tuvieron éxito, pero un día las cosas tomaron un rumbo distinto cuando vieron a la madre felina subir a un árbol.

La voluntaria Ruth Goller, dijo que vio a la gata comiendo con un gato que parecía unido a ella, además, se notaba que había tenido gatitos. No sabían dónde tenía los gatitos, así que Ruth los siguió y pudo ver cuando se subían a un árbol de un polígono industrial cercano.

Como pudo, la mujer se subió a unos contenedores y logró llegar hasta lo alto del árbol, donde pudo contemplar a toda la familia felina. Allí estaba la madre felina alimentando a tres pequeños gatitos y el gato estaba cuidándolos de cerca, actuando como un verdadero padre responsable.

Los rescatistas quedaron sorprendidos por ver a los gatitos viviendo en una especie de nido, pero lo más importante era que los habían encontrado. Luego trasladaron a toda la familia felina a las instalaciones de la organización benéfica para prestarles los cuidados necesarios y ayudarlos a prosperar.

Todos los gatitos recibieron un nombre alusivo a las aves para conmemorar su antiguo hogar, la madre fue llamada Oriole, el gato Willet y los gatitos: Bran, Jay y Lori. Willet tuvo que pasar un tiempo en el veterinario porque cojeaba mucho, pero por fortuna solo se trataba de un absceso y se recuperó muy rápido.

La publicación decía:

«Es un buen ‘papá’ para los gatitos, los lame y juega con ellos, ¡aunque se molesta un poco cuando lo confunden con su mamá a la hora de comer!».

Kathryn Graves, secretaria de la organización benéfica, dijo que es raro que un gato macho permanezca al lado de sus gatitos por mucho tiempo.

Kathryn comentó a Bucks Free Press:

«Es muy inusual que un gato se quede después de que nazcan los gatitos. De hecho, nunca lo había visto».

Ahora, la encantadora familia se encuentra en un hogar de acogida, bajo los cuidados de Sue Buck, una voluntaria experimentada que les brindará lo necesario.

Según Sue, han demostrado ser una familia ejemplar; Oriole siempre está pendiente de sus gatitos y Willet los cuida a todos en todo momento. Todavía no están listos para ser adoptados, pero cuando llegue el momento, la organización se encargará de encontrar los mejores hogares para ellos.

Deja un comentario