in

Gata es rescatada justo a tiempo para que sus gatitos pudieran nacer en un hogar seguro.

Mélia y Karine son hermanas gemelas y además voluntarias del centro de rescate de animales Austin Animal Center. Ellas recibieron hace poco a una gata embarazada que necesitaba un hogar de acogida con urgencia.

Poco tiempo después de su llegada al hogar temporal, la gata rescatada quien llamaron Aurora, entró en labor de parto. Su nueva familia de acogida la acompañó en todo el proceso; cinco de sus gatitos sobrevivieron y empezaron a salir adelante poco a poco.

Mélia y Karine comentaron a Love Meow:

«Era muy amable. Ronroneaba constantemente y amasaba tanto, incluso cuando estaba bebiendo agua. Esta es la última vez que tendrá que pasar por esto, y no puedo evitar preguntarme qué habría pasado si hubiera dado a luz afuera».

Simba, uno de sus pequeños gatitos, era muy apegado a su madre y siempre buscaba tener su atención. Mientras sus hermanos descansaban entre ronroneos, él se mantenía despierto para estar cerca de mamá Aurora.

El gatito atigrado tuvo mayor tiempo de alimentación con mamá mientras los demás dormían, y pronto se convirtió en el gatito más grande de todos.

Aurora se convirtió en una madre devota con todos sus gatitos, pero Simba se esforzó por hacerse notar mucho más que sus hermanos y su madre no pudo evitar prestarle toda su atención.

Estaba muy apegado a su madre y hacía cualquier cantidad de monerías para que Aurora lo notara, era divertido verlo arrastrándose sobre ella o mordiéndole las orejas para tener su atención. Cada vez que Aurora buscaba algo de tiempo para sí misma, o quería descansar, encontraba una adorable sombra inquieta detrás de ella. El pequeño Simba solo quería estar con su madre.

Las voluntarias agregan:

«Ella fue muy paciente y cuidó muy bien a sus bebés. También es la gata más amigable y siempre quiere que la acaricien y la amen».

Algunas semanas después de su nacimiento, los gatitos ya corrían por toda la casa, pero el pequeño Simba siempre se mantuvo cerca de su madre . Pasaba la mayor parte de su tiempo junto a ella mientras que sus hermanos se la pasaban ocupados peleándose entre sí, corriendo y haciendo algunas travesuras.

Cuando por fin llegó el momento para encontrar sus hogares para siempre, una pareja de Dallas se enamoró totalmente de Simba y Aurora. Se dieron cuenta rápidamente que venían en combo, así que tenían que adoptarlos a ambos; de esta manera madre e hijo permanecerían juntos para siempre.

Los otros gatitos también encontraron fabulosos hogares donde vivirán fantásticas aventuras cada uno, ahora en solitario.

A su llegada a su nuevo hogar, Simba ahora fue llamado Beau. Luego de explorar el lugar, abrazó fuertemente a su madre quien ahora se llama Serif. En poco tiempo los gatitos se apropiaron de las sillas de la oficina y se convirtieron en los supervisores de las tareas de sus humanos.

Luego de algunos |meses, madre e hijo siguen siendo muy unidos, y el pequeño Beau continúa bañándose junto a su madre, y su vínculo sigue igual de fortalecido.

Puedes conocer un poco más de los rescates que realizan las hermanas en su cuenta de Instagram, y también puedes ver a Beau y Serif junto a su nueva familia en la cuenta de Instagram de su madre.

Deja un comentario