in

Gata vive atrapada durante un año en una redes de pesca y su bebé cae en el mismo suplicio.

Esta historia  ocurrió en un pueblo de pescadores en Corea del Sur. Allí, una gatita sufrió por un tiempo prolongado de una dolorosa situación, al quedar enredada junto a una de sus crías en una red.

Las redes de pesca y los gatos no se llevan bien en lo absoluto. Atraídos por el olor del pescado, muchos gatos caen en ellas, llegando a poner sus vidas en peligro.

También suelen jugar con este enredo de hilos, sin imaginar el peligro que corren al hacerlo. Un día una gatita cayó en una de estas redes. De inmediato comenzó a maullar con mucha desesperación y por suerte su lamento fue escuchado por la persona indicada.

Una señora que vivía en el lugar corrió a ayudarla.Cortó la red lo suficiente para que la gatita escapara, sin embargo, al estar tan nerviosa y asustada, la mujer no pudo remover por completo la red del cuerpo del animalito. Una buena parte se quedó en su cuello y en sus patitas delanteras.

La gatita continuó viviendo con esta condición, aunque la señora estaba segura de que era un verdadero riesgo para ella. Al paso del tiempo la gata quedó embarazada y al dar a luz, una de sus crías corrió su misma suerte: quedó atrapado en la red que llevaba la madre sobre su cuerpo.

https://www.youtube.com/watch?v=PBwGwwJrGj8

La señora supo que el problema no podía esperar un minuto más y como ella no tenía los medios para ayudarla, buscó ayuda profesional. El equipo de rescate llegó y comenzó a evaluar el comportamiento de la gatita. Notaron que a pesar de la pesadilla que estaba viviendo, ella no descuidó ni por un segundo a sus otras crías.

La abnegada madre merecía ayuda cuanto antes y no tardaron un segundo en colocar una jaula con alimento. Fue sumamente fácil capturar a la madre y a la cría enredada con ella. Pusieron al resto de los gatitos a salvo y aprovecharon de evaluar su condición. Por fortuna, salvo las lesiones ocasionadas por la red de pesca, toda la familia estaba muy bien.

La gatita fue sedada, la red fue quitada de su cuerpo y además la sometieron a un tratamiento exitoso. Las lesiones de su cría eran menores, así que no hubo problemas con su recuperación.

Por fortuna para toda la familia, pudieron ser puestos a salvo, en camino hacia una nueva vida, muy lejos de los peligros de las redes de pescar y de otros objetos que, como estos, son capaces de causar trastornos muy serios en la vida de muchos animales.

También te puede interesar:

Deja un comentario