in

Gata vuelve a ser juguetona e insiste en ser la ‘reina del castillo’ después de ser salvada por personas amables

Una gata de 8 años ha recuperado su espíritu juguetón gracias al amor y la bondad de personas compasivas. Ahora, insiste en ser la «reina del castillo».

Hace aproximadamente dos meses, Odd Cat Sanctuary recibió una solicitud para ayudar a un gato que necesitaba con urgencia un refugio. Sin dudarlo, el equipo de rescate intervino para ofrecerle un aterrizaje suave.

Esta gata, casi sin dientes y con la mandíbula rota ya curada, llegó con un encantador «blep» permanente, ya que su lengua sobresale constantemente.

«Se dio cuenta de que estaba a salvo cuando llegó al Odd Cat Sanctuary y supo que nos tomaríamos todo el tiempo necesario para encontrarle un hogar para siempre», compartió el rescate con Love Meow.

Con cariño, la llamaron Jalapeño (también conocida como Pepper). Una vez que estableció vínculos con los voluntarios, se mostró amigable, ofreciendo besos babosos y acariciándolos con la nariz para atraer su atención.

Con un hogar confortable y personas que le brindaban compañía, el lado juguetón y la personalidad de Jalapeño empezaron a brillar. «Con alrededor de ocho años, le encanta jugar a buscar. Es juguetona, apacible y afectuosa».

Una vez que se sintió segura, solo quería disfrutar de la vida y divertirse. A pesar de sus desafíos pasados, mantuvo su confianza y comenzó a explorar la vida con alegría.

Con mucho espacio para correr, su espíritu juguetón emergió rápidamente. Aprovechó cada oportunidad para interactuar con su cuidador adoptivo, persiguiendo una varita de juguete y viviendo el mejor momento de su vida.

«Le encanta acurrucarse y jugar con su gente, pero también está contenta simplemente acurrucándose y pasando el rato cerca de ti».

Con la ayuda de la Dra. Rachel Geller, especialista en comportamiento felino, resolvieron sus problemas con la caja de arena. Jalapeño continuó prosperando en hogares de acogida gracias al amor y la paciencia, transformándose en una gata alegre con un corazón lleno de aventura.

Cuando conoció a su madre adoptiva, Chely, dejó una impresión inmediata. Se acurrucó en su pecho y se sentó junto a su cara para conocerla de cerca. «A Chely le encanta su naturaleza dulce y juguetona, así como su actitud joven de corazón».

La travesura de Jalapeño trae alegría y risas a la casa. Aunque se lleva bien con otros gatos, prefiere ser «la reina del castillo» y la única. Con un destello travieso en sus ojos, parece estar perpetuamente planeando la siguiente hazaña.

«Le encanta jugar y perseguir hilos y ratones de juguete. Tiene un pequeño blep muy lindo y tiene mucho amor para dar».

Jalapeño superó un pasado difícil y se transformó en una gata feliz, vivaz y juguetona. A sus ocho años, conserva su espíritu de gatita, iluminando cada habitación que adorna con sus encantadoras cualidades.

«Puede que le lleve unos días acostumbrarse a la gente nueva, pero una vez que lo hace, te recompensa con muchos abrazos».

Jalapeño demanda sin disculpas lo que quiere: tiempo para jugar y abrazos. Le gusta desafiar a su humano y no acepta un no por respuesta. A cambio, les brinda amor multiplicado por diez.

Con una segunda oportunidad, Jalapeño ha recuperado su vitalidad juguetona y llena la habitación con su presencia, siendo la compañera más dulce, confidente y adorable para acurrucarse.

Deja un comentario