in

Gatita que se para como un canguro está decidida a prosperar y vivir la mejor vida.

A comienzos de año, una gata embarazada que necesitaba ayuda fue llevada al refugio de animales Oregon Friends Of Shelter Animals en California, Estados Unidos. Al poco tiempo de su llegada, la gata entró en labor de parto y dio a luz a cinco preciosos gatitos; una de ellos era increíblemente pequeña y al parecer tenía una deformidad en sus patas delanteras.

La gatita fue llamado Dove, y debido a sus problemas médicos y de tamaño, necesitaba más tiempo para alimentarse y mucho amor. Ángela, una voluntaria adoptiva del centro de rescate se aseguró de que la gatita contara con su mamá en exclusiva mientras sus hermanos dormían plácidamente.

Angela comentó a Love Meow:

«El personal del refugio no estaba seguro de si la gatita sobreviviría. Sus piernas torcidas le dificultaron defenderse. Fueron transportados a Oregon Friends Of Shelter Animals, y vinieron a mi casa. Ella comenzó a crecer constantemente todos los días».

Mientras sus hermanos empezaban a explorar todo a su alrededor, Dove apenas podian gatear y se movía con dificultad. Sus patas delanteras no tenían la fuerza para mantener su torso por encima del suelo, pero la gatita pequeña se empeñó en tratar de caminar.

Con la ayuda de Angela, fisioterapia, masajes y además del apoyo de su madre gata, Dove logró dar grandes avances. Apenas aprendió a caminar y ya estaba lista para correr junto a sus hermanos.

La pequeña traviesa creció rápidamente en tamaño y fuerza, mejoró su movilidad con solo unas semanas. Ella es muy despierta y ha descubierto la manera más adorable de limpiarse la cara parándose hábilmente sobre sus patas traseras como un pequeño canguro.

Angela agrega:

«Ver a Dove ferozmente decidida a caminar y alcanzar a sus hermanos y cómo se fortalece y crece más cada día, hace que mi corazón sea tan feliz».

Dove es una chica muy curiosa y si escucha un sonido desconocido, se apoyará sobre sus cuartos traseros y con mirada curiosa revisara todo su entorno; la pequeña niña se ha transformado en una gatita adolescente bastante revoltosa.

Angela agrega:

«Puede que siempre tenga las piernas ligeramente torcidas, pero está bien. No deja que se interponga en lo que quiere hacer».

La dulce gatita ha logrado un gran progreso y es muy posible que no necesite más fisioterapia o cirugía en sus piernas delanteras.

La voluntaria del refugio dice:

«Ella puede correr y moverse tan bien y rápido como sus hermanos. Sus patas delanteras no la molestan ni la obstaculizan en absoluto. Ha llegado tan lejos y estoy muy orgullosa de ella».

La encantadora gatita canguro sigue sorprendiendo y enamorando los corazones de los que la conocen con su alegre personalidad y sus ganas de vivir una vida maravillosa.

Deja un comentario