in

Gatita cautivó corazones con su personalidad y se convierte en una hermosa gata esponjosa.

Laura Malone, directora de Mini Cat Town, un centro de rescate de gatos ubicado en San José, California (Estados Unidos), fue contactada para ayudar a tres gatitos que necesitaban un hogar temporal. Los gatitos llamados: Lilo, Stitch y Nani, contaban con solo unas cuantas semanas de edad cuando llegaron al centro de rescate. Su peso era bajo, además tenían una infección de las vías respiratorias superiores que necesitaban amor y atención.

Lilo, la gatita más pequeña, era una felina con gran voluntad y cautivó corazones por su fortaleza y por sus ganas de vivir a pesar de su tamaño. Los gatitos fueron ubicados en una incubadora para ayudarlos, mientras Laura, los alimentaba y cuidaba las veinticuatro horas del día sin descanso.

Laura comentó a Love Meow:

«Han sido nombrados por personajes de mi película favorita de Disney».

Los hermanos de Lilo prosperaban rápidamente y ganaron mucho peso. Por su parte, la pequeña gatita tuvo un par de tropiezos en su desarrollo, pero se esforzaba al máximo y recibía su alimento a través de una jeringa. Los días eran variables, pero Laura sabía que tan pronto superara todo esto, se pondría al día y se desarrollaría en poco tiempo.

Nani, su hermana, siempre estaba cerca para darle ánimos, y Stitch era muy activo, siempre liderando y mostrando a sus hermanas cómo divertirse. Gracias al cuidado de la familia de acogida, Lilo comenzó a comer un poco más y pronto su energía empezó a salir.

Lilo era la gatita más tierna del grupo y disfrutaba tomar largas siestas junto a su padre cada vez que tenía la oportunidad. La gatita se acercaba hasta su pecho y desde allí inspeccionaba toda la habitación mientras se acurrucaba cómodamente para descansar.

Laura agrega:

«Felizmente comía toda su comida y jugaba mucho con sus hermanos. También estaba consciente e interesada en jugar con juguetes pequeños».

La salud de Lilo mejoró notoriamente y ahora estaba constantemente en movimiento,  jugando y haciendo pequeñas travesuras por la habitación junto a sus hermanos. Pero sin duda nada le daba más felicidad que ser mimada por su cariñosa familia de acogida.

Laura recuerda:

«Mientras Stitch era juguetón y Nani traviesa, Lilo era dulce y tierna. Le encantaba jugar con sus hermanos y podía sostenerse por sí misma, pero también le encantaba abrazar».

Una vez que Laura entraba en la habitación, la audaz gatita la llenaba de besos y abrazos, buscando un poco de atención y caricias. La familia celebraba cada logro de los gatitos, y cada vez que Lilo mejoraba, todo era fiestas y la colmaban de mimos.

Por su parte, Nani, se convirtió en una gatita faldera y en ocasiones se pasaba el rato junto a Lilo jugando y durmiendo la siesta.

Cuando los gatitos estuvieron listos para encontrar sus hogares definitivos, una familia se enamoró de las hermanas y decidieron adoptarlas a ambas, y aunque Lilo y Nani tardaron un poco en completar su peso, cuando estuvieron listas, se instalaron en su nuevo hogar.

Su hermanito Stitch también encontró su hogar ideal y es muy feliz con su nueva y amorosa familia. Con el paso del tiempo, Lilo se convirtió en una hermosa gata adolescente con una cola increíble y esponjosa. Las hermanas todavía disfrutan mantenerse juntas en su nuevo hogar.

Lilo ha dejado salir su personalidad por completo y no tiene miedo de mostrar su actitud felina a flor de piel.

Laura concluyó:

«Seguro que los extrañaremos, pero con cada adiós, hay una oportunidad para saludar. Siempre habrá otro gatito esperando ser amado y curado».

Deja un comentario