in

Gatita con las patitas dobladas en una granja decide vivir su vida al máximo.

Una linda  gatita con patas dobladas que fue encontrada abandonada en una granja al lado de su hermano, no le importa su condición física ni problemas de salud y está decidida a vivir como un gatito normal.

La gatita atigrada estaba con su hermano en el establo de caballos de la granja, por lo que la persona que los encontró compartió una publicación pidiendo ayuda.

Anna Dickerson-Homan, una rescatista de animales y madre voluntaria de acogida, quien vive en Higgins Lake, Michigan, (Estados Unidos) vio la publicación y decidió acogerlos en su casa.

En aquel momento, los dos gatitos tenían aproximadamente 4 semanas de edad, y la pequeña atigrada tenía defectos genéticos que eran muy notorios. Ambos estaban llenos de pulgas, completamente sucios, desnutridos y deshidratados; los pequeños gatitos necesitaban alimentos y atención medica especial de manera urgente.

Después de recibir una buena alimentación y una ducha caliente, los dos hermanos se acurrucaron en su nueva cama y se durmieron en minutos. El gatito negro llamado Bart y la gatita atigrada Lisa, nacieron con síndrome de Manx, lo que quiere decir que nacieron sin cola y con defectos en la columna.

Además, Lisa nació con sus patas delanteras dobladas y otros padecimientos que le complicaban tener una vida normal, pero siempre estaba de buen humor. Después de una buena noche de descanso, Lisa recargó energías en sus pequeñas patitas y comenzó a explorar todo el lugar, quería conocer a todos.

Al parecer, la gatita valiente no iba a dejar que nada la detuviera y era notable que estaba dispuesta a tener una vida muy feliz. Lisa seguía viviendo sin ninguna preocupación, y disfrutaba de su cómoda vida al lado de su hermano querido, parecía que no tuviera ningún problema.

Aunque era pequeña y fornida, no quería perderse de ninguna actividad diaria, incluso se colgaba del borde de la ventana para mirar el exterior. La pequeña seguía a su hermano por todos los lugares de la casa con la intención de jugar o crear algún tipo de travesura.

Algunas cosas eran complicadas para ella, como subirse a la cama, pero aprendió a usar una rampa y se subía como toda una campeona. Días tras día, la pequeña felina atigrada seguía asombrando a todos con su increíble actitud frente a la vida y su manera de prosperar.

Los veterinarios empezaron a tratar sus patitas dobladas mientras le brindaban la atención médica especializada para mejorar su calidad de vida. Lisa iba superando todos los obstáculos que le ponía la vida, y lo mejor es que lo hacía con una actitud tan positiva que era contagiosa.

Anna comentó a Love Meow:

«Ella es constantemente juguetona, feliz y brillante. Es perfectamente imperfecta y una gatita cognitivamente normal que solo quiere hacer cosas de gatos».

Puede que Lisa necesite ayuda para escalar y que no sea la más hábil saltadora, pero ella siempre pone todo su esfuerzo para ser la mejor.

Anna añadió:

«Hemos realizado algunas modificaciones en nuestra casa para brindarle un mejor acceso al sofá y la cama».

A la pequeña felina le gusta jugar muy fuerte, pero en realidad es muy adorable, le encanta que sus padres adoptivos la acaricien.

Cada vez que su padre humano le masajea sus patitas, Lisa se queda dormida en cuestión de minutos en medio de sus brazos. Bart, siempre ha estado al lado de su hermana durante todo este complicado viaje, y se ha convertido en el motivador principal de Lisa.

Anna espera que algún día, ambos gatitos puedan encontrar un hogar donde comprendan sus necesidades, y que los quieran sin importar nada.

Ella finalmente dijo:

«Los guardaré hasta que encuentre una casa que se adapte perfectamente a ellos».

Por ahora, Lisa y su hermano Bart, seguirán recibiendo todos los cuidados y amor incondicional que tanto merecen, gracias a su familia de acogida.

Deja un comentario