in

Gatita está decidida a crecer fuerte luego de ser encontrada sin su madre

Una amigable gatita llamada Aela, estaba sola y desamparada en el patio trasero de una casa cuando solo tenía apenas un día de edad. Aparentemente había sido abandonada por su madre. Afortunadamente, una voluntaria de Wrenn Rescues del sur de California, conoció la historia de la pequeña y ayudó en el caso.

Sin pensarlo dos veces, Ashley Kelley se ofreció para cuidar de Aela, ya que sabe que los gatitos recién nacidos deben tener cuidados especiales para sobrevivir. Cuando conoció a la pequeña, se sorprendió con lo que descubrió, pues la gatita había nacido con un defecto en el rostro y una nariz en forma de mariposa.

En pocos días, la gatita empezó a ganar peso y rápidamente llegó a los 100 gramos; se notaba su progreso. Cada vez que terminaba de comer, se arrastraba hasta la mano de su cuidadora y se acurrucaba hasta quedarse totalmente dormida.

Parecía estar muy feliz de poder contar con una persona amorosa que le brindaba compañía y muchas atenciones que necesitaba en su vida.

A los 12 días de edad, Aela abrió sus ojos para conocer el mundo por primera vez; tenía mucha curiosidad y ganas de ser amada.

Así que, constantemente agitaba sus patitas en el aire o amasaba fuertemente sus suaves mantas, acompañado de un gran ronroneo para llamar la atención.

Ashley comentó a Love Meow:

«Nunca he conocido a un recién nacido más feliz y angelical en mi vida. Estaba ganando peso como si fuera su misión principal».

Cuando sus patitas fueron lo suficientemente fuertes, Aela empezó a explorar ciertos lugares, incluso entró a un gran túnel de tres vías para gatos, sin ser acompañada.

Ashley agregó:

«Estaba bastante sorprendida de encontrarme en el otro extremo, después de haber dejado mi regazo para entrar por el otro lado».

Aela fue trasladada a una habitación para gatitos grandes equipada con un espacioso corral, donde tenía su propia caja de arena y mantas. A las cinco semanas de edad, la pequeña alcanzó oficialmente la marca de una libra de peso, y empezó a comer sola y a jugar con juguetes.

Pronto, sus dientes empezaron a salir, pero notaron que Aela tenía una sobremordida severa, por lo que fue llevada al veterinario para ser examinada. Allí se determinó que la amable gatita necesitaría de una cirugía correctiva cuando se convirtiera en una gata mayor.

Ashley compartió en Instagram:

«El cráneo de Aela no se formó por completo en el útero. Le han diagnosticado un caso leve de hidrocefalia. Tiene una boca deforme que empujó sus cavidades nasales hacia arriba».

Sin importar su condición física, a Aela le gusta estar ocupada y sobre todo jugar con cosas que encuentra por toda la casa. Además, adora abrazar a otros amigos felinos, y aunque está creciendo, todavía le encanta recibir caricias por parte de sus cuidadores durante todo el día.

Aela había crecido lo suficiente y sus dientes crecieron completamente, por lo que estaba todo listo para programar el gran día de la cirugía.

Ashley escribió:

«Ella fue súper dulce mientras esperábamos que (el equipo veterinario) viniera a recogerla, envolvió su cuerpo alrededor de mi mano en el transportador y amasaba. Creo que estaba tratando de decirme que no me preocupara por ella».

La valiente gatita se sometió a una extensa cirugía con ocho extracciones y reparaciones en su paladar; superó todos los obstáculos y se recuperó. Después de la cirugía, Aela no ha tenido dolor y está mucho mejor, ella está comiendo mucho más rápido y sus estornudos desaparecieron completamente.

Mientras estaba en su recuperación, Aela insistió en pasar mucho tiempo con los otros gatos del lugar, para brindarles muchas caricias y bañarlos de amor. Ella se ha convertido en una gata sana y amorosa, su hidrocefalia ha mejorado y está casi lista para su próximo capítulo en la vida.

Ashley finalmente dijo:

«¡A Aela le quitaron los puntos! Ahora tiene siete meses. Vamos a programar su esterilización y luego estará lista para la adopción».

Sin duda, el cuidado de crianza es muy gratificante, sobre todo cuando se trata de un animal que necesita cuidados especiales y logra salir adelante. Mientras espera por un hogar para siempre, Aela seguirá disfrutando de su vida en su hogar de acogida, recibiendo todas las atenciones que se merece.

Deja un comentario