in

Gatita de grandes ojos y fuerte maullido decide prosperar después que la encontraron.

Gracias a sus fuertes maullidos, una gatita de grandes ojos pudo ser rescatada por una persona de gran corazón que la encontró en lo alto del muro de un jardín. Luego de que la madre de la gatita no volviera por ella, contactaron a Wrenn Rescues, un grupo de rescate dirigido por voluntarios al sur de California.

La tierna gatita, al parecer tenía mucha hambre y maullaba fuertemente con el fin de conseguir algo de comida; estaba muy decidida a luchar.

Pese a que tenía unos pocos días de edad, la pequeña demostraba una fuerza de voluntad asombrosa y su gran voz la mantenía activa.

Ashley Kelley, una promotora experimentada de Wrenn Rescue, no dudó en ayudar a la pequeña gatita al instante de enterarse de su triste historia.

Ashley dijo a Love Meow:

«Había estado gritando toda la noche (antes de ser rescatada). Tenía mucha hambre. Me alegré de acogerla».

Cuando la alimentaron, la gatita llamada ‘Beatrice’, se aferró a su biberón y se tomó toda la comida como si no hubiera un mañana. Después de calmar su enorme hambre, la llevaron a la incubadora e inmediatamente se quedó dormida; sabía que estaba segura en ese lugar.

La pequeña gatita parecía una pantera diminuta, y ahora su gran misión era crecer de forma saludable para poder prosperar adecuadamente en su vida. Durante los siguientes días, la panterita comía hasta llenar completamente su barriga y no desperdiciaba ni una sola gota de alimento.

Ashley dijo:

«Comía mucho y estaba creciendo como una mala hierba».

Después de unos días más sus ojos finalmente se abrieron, algo que cautivó a todos, pues eran tan grandes y redondos que parecía estar sorprendida.

Ashley agregó:

«Los ojos de la señorita Beatrice de alguna manera se agrandaban cada día. Cuando miró hacia arriba y me vio por primera vez, fue uno de mis momentos favoritos y más gratificantes».

A pesar de ser más joven, Beatrice rápidamente superó a otros gatitos del hogar de acogida y se mostraba cada vez más enérgica. Ella nunca se limitaba en hacer oír sus maullidos. Cuando quería un poco de atención o comida, lo hacía saber con un fuerte grito.

Ashley agregó:

«Tiene una de las voces más fuertes que he escuchado».

Beatrie también miraba a su cuidadora con esos grandes ojos cada vez que quería atención extra o un segundo desayuno o almuerzo.

A medida que su vista y audición fueron desarrollándose, la pequeña descubrió que tenía un par de micro garras y su actitud traviesa despertó. Cuando cumplió cinco semanas de edad, todavía su característica principal eran sus grandes globos oculares, pero se perfilaba para tener una personalidad adorable y curiosa.

Para ayudar a Beatrice a seguir perfeccionando sus habilidades felinas, le presentaron a un gatito de su tamaño, otro dulce felino llamado Sweet Potato. Poco después de conocerse, hicieron una encantadora amistad y comenzaron a abrazarse; los dos se conectaron perfectamente y estaban listos para crear nuevas aventuras.

Alissa Smith, su nueva madre de acogida, compartió en Facebook:

«Sweet Potato y Beatrice realmente aman jugar conmigo al juego ‘encuentra al gatito’. Están mejorando cada vez más en eso, se quedan totalmente quietos hasta que los encuentre».

Beatrice y Sweet Potato, están prosperando en sus hogares de acogida, disfrutan jugando entre todos los juguetes y corriendo con gran energía por todas partes.

Ashley finalmente dijo:

«¡Se está divirtiendo mucho! Vamos a buscar un hogar definitivo para ellos juntos en unas pocas semanas».

La adorable gatita de ojos saltones seguirá disfrutando de sus días en el hogar de acogida, mientras encuentra una familia para siempre.

Deja un comentario