in

Gatita huye de casa para asistir a velorio de niña que la adoptó.

Esta es una de las historias que demuestran que los animales, tiene sentimientos y son capaces de razonar, aunque muchas personas piensen lo contrario.

Los animales mas que las personas agradecen enormemente, la comida y el amor que les dan, tanto es su agradecimiento que quieren pasar su vida devolviendo el cariño que ellos han sentido al darles comida y hogar. Para este gatito llamado «Opera» por su dueña que lamentablemente dejo esta vida y falleció, no fue imposible ir a su ultimo día a despedirse y darle su ultimo aliento de cariño empacado hacia el cielo junto con ella.

Luzia Aparecida Alencar dos Santos, de 32 años, y su hija, Julia dos Santos de 3 años, tuvieron un accidente automovilístico que resultó fatal para ellas y ocho personas mas de las 30 que viajaban en el autobús. Este hecho dado en Brasil fue desgarrador y las calles se llenaron de luto y muchas personas se reunieron para honrar a los fallecidos.

El gatito Opera rápidamente se dio cuenta de lo sucedido ya que su humana no regresaba a casa y toda la demás familia estaban muy tristes y afligidos. El día del velorio Opera decidió salir junto con los demás familiares a despejar las dudas que había guardado desde que su humana no volvía a casa, y así fue el inicio de esta triste historia.

Sin que nadie sospechara Opera entro de polizón al auto de los familiares y decidió ir al velorio para despedirse de su humana y sin mas decidió ir hasta donde estaban y darle su ultimo adiós.

Los familiares de la niña al percatarse de que Opera estaba ahí se sorprendieron mucho pero no le impidieron que se despidiera pues también es y será parte de su familia.

El gatito durante todo el velorio permaneció cerca de el lugar destinado para las personas que acompañaban a la familia, se paseaba y acariciaba su cuerpo con las flores a modo de que su humana supiera que estaba ahí para darle un adiós. Al final de la ceremonia los familiares lo llevaron a casa y el parecía entender que su humana sabia que la quería y que el estaba ahí para despedirse y reunirse cuando fuera su tiempo.

En la actualidad Opera vive con los familiares de su humana y ellos cuentan que desde que ellas fallecieron el estaba inquieto y después de el funeral estuvo tranquilo y no se ha vuelto a escapar.

También te puede interesar:

Deja un comentario