in

Gatita de irresistibles ojos cambia su vida cuando encuentra una mujer que la ayuda.

La complicada vida de una hermosa gatita logró dar un giro de 180 grados gracias a una amorosa mujer que decidió hacer todo para que la pequeña gatita de ojos irresistibles tuviera una segunda oportunidad.

Cuando apenas tenía cinco semanas la gatita estaba en un refugio, ya que la habían encontrado sola, sin la compañía de una madre y parecía estar perdida. La pequeña gatita presentaba varios problemas de salud, estaba muy delgada y necesitaba de manera urgente cuidados de crianza adecuados para lograr sobrevivir.

Amber, una mujer que brinda hogar de paso con experiencia en cuidados de crianza, conoció el caso de la gatita y decidió acogerla en su hogar.

La mujer comentó a Love Meow:

«Ella estaba perdiendo peso a diario y no quería luchar. No había nada más que piel y huesos debajo de toda esa pelusa. Estaba bastante deshidratada y no quería comer».

La gatita, además de ser muy frágil, era muy tímida, pero cuando comenzó a recibir cuidados se sintió cómoda al lado de su madre adoptiva.

Poco a poco la gata comenzó a animarse, ya que se dio cuenta que ese era el lugar perfecto para ella y que recibiría la atención que necesitaba.

Amber, comentó:

«Tuve que darle un pequeño empujón un par de veces durante la noche, para comprobar si todavía estaba con nosotros. Afortunadamente, con cuidado y apoyo, comenzó a comer».

La amorosa gatita bicolor, llamada Sprout, era muy pequeña, pero sus encantadoras y grandes ojos derretían los corazones de todas las personas que la conocían.

Cuando ganó la fuerza necesaria para salir de su nido, entendió cómo usar su bandeja de arena y aprendió a acicalarse como un gato mayor. Después de unos días, Sprout comenzó a aumentar de peso y ganó la energía suficiente para iniciar cientos de travesuras y explorar todo su hogar.

Pronto se dio cuenta de que le gustaba que le dieran caricias, por eso, cada vez que tiene oportunidad, busca atención para que la abrazaran. Su verdadera personalidad afloró y se convirtió en una pequeña gatita con un alma traviesa y desenfrenada, que solo quería jugar.

Lo mejor es que Sprout comenzó a comer sola y realiza muchas otras actividades por su cuenta; fue un avance realmente satisfactorio. La gatita exploró todos los rincones de su habitación e incluso se hizo amiga de los otros gatos del hogar.

Amber, añadió:

«Es una niña descarada y le encanta ¨atacar¨ a los otros gatitos y correr con la cola en el aire».

Al comienzo, Sprout solía maullar de forma cautelosa, pero ahora que está sana ha descubierto su gran voz y anuncia su presencia cuando ve a sus cuidadores.

A Sprout le gustan los juguetes y, casi siempre, se los lleva a la boca y comienza a desfilar por su hogar demostrando una gran confianza. Por lo general, siempre recorre la casa con la cabeza en alto, persigue a otros gatitos que mantienen alerta para prevenir sus ataques sorpresa.

Desde que Sprout tuvo el coraje necesario y dejó salir su verdadera personalidad se ha transformado en una gatita atrevida, juguetona y cariñosa. La pequeña gatita ha recorrido un largo camino desde que fue rescatada, pero gracias a la ayuda de sus cuidadores su vida cambió.

Ahora, la linda gata de ojos irresistibles y bigotes increíbles ha decidido vivir y disfrutar todos sus días al máximo.

Deja un comentario