in

Gatita llega a la casa indicada y pide que la dejen entrar para tener a sus gatitos.

A comienzos del mes, una mujer residente en Arizona, Estados Unidos, Sandy, vio una gatita callejera en su patio trasero. La gata, que había estado viviendo en las calles, decidió detenerse en la casa de esta mujer por un poco de comida, y Sandy le ofreció golosinas y agua fresca. Mientras alimentaba a la gata, notó su vientre y pensó que tal vez estaría embarazada.

La gatita agradecida seguía a Sandy por todo el lugar, rozándose entre sus piernas en busca de algunas caricias y con intenciones de que se le permitiera quedarse. Por supuesto, Sandy accedió gustosa y llevó a la futura madre a un dormitorio de invitados, para que estuviera cómoda.

La agradecida gatita se sintió aliviada en la casa de Sandy, se acostaba en el suelo y recostaba la cabeza sobre una manta suave y dejaba salir sus tiernos ronroneos. Finalmente sabía que estaba en buenas manos.

Sandy quería asegurarse de que la futura madre y sus gatitos estuvieran a salvo y recibieran toda la ayuda que necesitaban, así que se contactó con Jen, una voluntaria adoptiva del centro de rescate Jin Bottle Babies, para tener ayuda.

Jen comentó a Love Meow:

«Ella envió un mensaje preguntando qué hacer y el tiempo funcionó perfectamente».

Algunos días después, cuando Sandy regresaba a casa, se topó con una adorable sorpresa. Había cinco bebés sanos esperando conocerla, todos estaban limpios y alimentados por su amorosa madre.

La voluntaria del centro de rescate agregó:

«Dio a luz el día de San Patricio, así que los nombramos con tonos de verde (Momma Jade, Hunter, Emerald, Kelly, Olive y Forest)».

Cuando fue a recoger a la familia felina a casa de Sandy, Jen estaba muy conmovida al verlos a todos, eran adorables.

Ella agrega:

«Mamá es extremadamente dulce y extrovertida. El día que fui a recogerlos, se acercó a mí después de que me sentara en el suelo, para que le rascara la barbilla».

Ya en su nuevo hogar de acogida, la adorable Jade se frotaba en el cuerpo de su madre adoptiva en busca de algunos mimos y amor. Estaba feliz de tener una montaña de mantas todas a su disposición.

Jade se adaptó fácilmente a la vida interior y se sintió segura con la presencia de Jen. Permaneció en calma mientras pesaba a sus bebés. La gatita reflejaba una gratitud enorme por todo lo que recibía en su nuevo hogar.

Jen cuenta:

«Se instaló aquí muy rápido y cuando entro a la habitación si los bebés no están amamantando, se levanta y me sigue chirriando. Tiene mucha curiosidad. Si abro el armario, quiere echar un vistazo».

Jade es muy dulce y busca ser amada, pero por ahora está completamente dedicada en cuidar de sus gatitos. Aún no ha tenido la oportunidad de disfrutar de su vida de interior, pero cuando los gatitos sean más grandes, Jen espera ver renacer toda su personalidad.

Mientras eso sucede, el centro de rescate está trabajando en otro proyecto para lograr esterilizar y castrar a los perros callejeros del área.

Los gatitos ya han empezado a abrir sus ojos y mamá Jade mantiene muy al pendiente de todo a su alrededor, los cubre de abrazos y se asegura que siempre estén muy limpios.

Jen añade:

«Cuando los gatitos sean mayores y mueva la cómoda silla aquí, ella (se subirá a mi regazo). Le encanta que le froten la barbilla y se mueve entre mis piernas cuando sirvo bocadillos».

Jade fue muy afortunada y se aseguró de encontrar la casa adecuada para recibir la ayuda que necesitaba para salir adelante.

Finalmente, la voluntaria aseguró:

«Sabía exactamente a quién acudir cuando se encontró embarazada. Me encanta que se abran para dejar que los humanos les ayuden. Es realmente especial».

Deja un comentario