in

Gatita con las patas dobladas aprende a caminar con el apoyo de su madre gata.

Los animales siempre nos enseñan que a pesar de cualquier dificultad, hay que afrontar la vida con el valor suficiente para salir adelante, y así lo demuestra una pequeña gatita con las patas dobladas, que aprendió a caminar con ayuda de su madre.

Una gata atigrada dio a luz a una camada de cinco gatitos, mientras estaba en un refugio de animales del estado de California. Tristemente, una gatita de la camada, llamada Dove, nació con las patas delanteras dobladas hacia adentro, un problema que le impediría moverse con facilidad.

Luego, los gatitos junto a su madre felina fueron trasladados a Oregon Friends Of Shelter Animals, donde los esperaba una familia de acogida.

Angela, la madre adoptiva, comentó a Love Meow:

«Mamá Calliope y sus gatitos tuvieron que ser llevados a Oregón y luego vinieron a mi casa».

Dove era la más pequeña de todos los bebés, y sus patas torcidas le impedían defenderse de sus otros hermanos cuando llegaba la hora de alimentarse. Por ello, Angela se aseguró de que Dove pasara mucho tiempo a solas con su madre, para que se pudiera alimentar libremente.

Con el nuevo sistema de alimentación implementado por Angela, Dove empezó a ganar de peso y a tener mucha energía, estaba progresando satisfactoriamente.

Mientras que la dulce gatita mejoraba cada día, también acompañaron su progreso con fisioterapia y varios ejercicios de estiramiento para mejorar su movilidad.

Angela comentó:

«Aplicaba calor, masajeaba suavemente y estiraba sus patas delanteras».

Dove siempre ha demostrado ser muy cariñosa; por lo general, cada vez que terminaba una sesión de estiramiento, se acurrucaba en las manos de Angela.

La dulce felina está decidida en hacer todo lo que hacen sus hermanos, y tan pronto como comenzaron a explorar su entorno, ella insistió en seguirlos. A pesar de que es más lenta que todos sus hermanos, nada parecía detenerla y lograba perseguirlos por todos los lugares que exploraban.

Dove avanzaba lentamente usando sus patas delanteras, pero su madre Calliope siempre la animaba con sus adorables sonidos agudos para que continuara caminando. Calliope es una madre muy cariñosa y demasiado protectora, tanto que, cuando la separan de sus bebés llora para que la lleven donde ellos.

Si está realizando alguna actividad como por ejemplo comer, y sus gatitos la llaman, ella se detiene sin importar la comida y mira qué está pasando.

Angela agregó:

«Siempre se asegura de que sus gatitos estén bien, limpios, felices y alimentados».

Luego de varios días de ejercicio, fisioterapia regular y mucho amor por parte de sus cuidadores y su madre felina, Dove parece mejorar sus movimientos. Sus patas delanteras parecen estar más rectas, y ahora es capaz de caminar, correr, saltar y jugar como cualquier otro gatito y no se siente incapaz.

Angela dijo:

«¡Puede verse un poco diferente y eso está totalmente bien! Es una niña feliz y disfruta de la vida al máximo».

Aunque a Dove le tomó un poco más de tiempo aprender a caminar. Gracias a los ejercicios sus músculos se fortalecieron y ahora le encanta perseguir juguetes. Calliope siempre está pendiente de Dove, y cada vez que termina de hacer ejercicios la rodea con sus brazos y le da un baño completo.

Sin duda alguna, Dove es un ejemplo de una gatita decidida y luchadora, que jamás estará dispuesta a rendirse frente a cualquier obstáculo.

También te puede interesar:

Deja un comentario