in ,

Gatita rescatada se convierte en la mejor amiga de una adorable coneja.

Este es el caso de Cocomelon, una gatita que venía de un criadero donde la iban a sacrificar porque estaba enferma, pero gracias a Beth Stern ahora vive en un dulce hogar donde recibe cariño y cuidado, donde además de recuperarse conoció a Jessica Rabbit, una conejita que fue rescatada del abandono.

Ambos animalitos han formado una linda amistad. Ellas  viven junto a Beth Stern en su hogar, y de no ser por ella quizás nunca se habrían conocido. Todo comenzó cuando Beth acogió a Jessica Rabbit después de que una mujer la encontrara abandonada y la salvara, y como era un animal doméstico, no habría sobrevivido afuera por sí misma.

 

 

Al principio Beth le había llamado Roger Rabbit, pero en cuanto vio que era hembra se lo cambió a Jessica. Nunca antes había cuidado de un conejo, por lo que aprendió mucho sobre su cuidado, y la esterilizó.

Por medio de su Instagram ‘bethostern‘, la mujer fue compartiendo videos e imágenes de Jessica Rabbit, donde se le puede ver comiendo hojas verdes y verduras crujientes. Ahora tiene su propia habitación y pasea libremente por la casa, y con el tiempo ha demostrado ser una criatura muy cariñosa e inteligente.

Con el paso de los meses, Beth rescató a la gatita Cocomelon, quien estaba muy enferma; tenía una pierna muy deformada e infecciones en su vejiga y ojos. Venía de un criadero donde iban a sacrificarla, pero gracias a su actual cuidadora ha recibido toda la atención necesaria.

 

“Cocomelon es, lamentablemente, el producto de una crianza irresponsable. Su criador necesitaba encontrar un ‘rescate’ para llevársela porque no estaba en condiciones para ser vendida”

,dijo Beth en Instagram, donde hizo un llamado a no comprar animales, sino que adoptarlos.

Un veterinario concluyó que había sufrido lesiones cuando era una pequeña gatita, lo que le trajo problemas a su salud. Gracias al amor y cuidado de Beth, Cocomelon no tardó mucho en recuperarse, aunque es probable que su pata afectada tenga que ser amputada más adelante.

A Cocomelon le agradó mucho la conejita también rescatada, por lo que se han vuelto inseparables. Comparten mucho rato juntas al punto de que la gatita cree que es un conejo igual que ella.

 

Deja un comentario