in

Gatita de tres patitas tiene un amoroso perrito que la ayuda a prosperar en su vida.

En Perth, Australia, fue trasladada una pequeña gatita Peggy al Hospital Veterinario Warwick en busca de ayuda. La pequeña gatita solo pesaba 172 gramos, y parecía tener solo un par de semanas de edad.

El equipo de veterinarios hizo su mejor esfuerzo, ya que tenía comprometida una de sus patitas. La Dra. Fiona South y su equipo veterinario trataron de hacer lo posible para sacar adelante a la pequeña a pesar de las difíciles probabilidades.

Kate Hayes, una enfermera veterinaria comentó a Love Meow:

«Con lo fuerte que era, no nos estábamos rindiendo. La única opción que teníamos era amputarle la pierna más temprano que tarde, ya que estaba muy infectada y había comenzado a morir esencialmente, arriesgándose a que tuviera sepsis».

La cirugía a la cual fue sometida la pequeña felina era bastante riesgosa para su edad y condición. Los veterinarios no sabían si lograría superarla, pero estaban dispuestos a hacer su mejor esfuerzo.

Kate agregó:

«Honestamente, no pensé que sobreviviría a la cirugía siendo tan joven y tan pequeña, pero lo hizo».

La gatita atigrada era una luchadora, sus ganas de vivir fueron su mayor motivación. La felina era el animal más joven en el que el hospital había realizado una cirugía y procedimiento ortopédico tan importante; estaban felices del éxito obtenido.

Kate muy feliz dijo:

«Este pequeño gatito es el epítome de la fuerza. Estamos realmente impresionados por su valentía. Su nombre es Peggy, también conocida como ‘Peg Leg’. Ahora está aumentando de peso y haciéndose más fuerte cada día».

Kate estaba muy interesada en la recuperación de la pequeña Peggy, y se ofreció como voluntaria para que la gatita continuara su proceso en un hogar cálido.

El perro de la mujer, llamado Moon, inmediatamente recibió emocionado a la gatita. Él siempre ha sentido interés en los gatitos y ayuda en su cuidado, por eso, luego de olerla y sentir que necesitaba de su cuidado, se acostó a su lado; es muy amoroso.

Hace unos 3 años, Moon también ayudó a su madre a cuidar de otro gatito de tres patas llamado Phoenix, y ahora de seguro también será el apoyo para Peggy.

Kate agregó:

«Si un animal está llorando o enfermo, Moon se queda a su lado y llora con él. Tiene una naturaleza tan amable».

Tan pronto como Moon escucha el llanto de Peggy, corre a su lado inmediatamente para asegurarse de que este bien. El amoroso perro disfruta ayudar a su madre con los pequeños que lleva a casa y trata de ayudarlos y cuidar de ellos en todo momento.

La gatita de 3 patas ha recibido todo ese amor de parte de Moon y comienza a recuperarse; sabe que él cuida de ella y le agradece con dulces masajes de sus patitas delanteras y acurrucándose lo más cerca posible del perro.

Moon es feliz cuidando de su pequeña hermana, le da tiernos baños con suaves lamidos e insiste en permanecer a su lado todo el tiempo.

Afortunadamente, Peggy está recuperándose positivamente y cuenta con mucho amor de parte de este peludo que se mantiene a su lado como su apoyo. Moon realmente quiere estar allí para ella en todo momento.

También te puede interesar:

Deja un comentario