in

Gatita visita a una vecina que fue amorosa con ella para que sus bebés puedan vivir mejor.

Una familia que vive en Ontario, Canadá, encontró una gatita en su jardín, le ofrecieron un poco de comida y la felina se convirtió en una visitante recurrente; haciendo movimientos divertidos frente a la puerta mosquitera para llamar la atención de sus nuevos amigos y recibir algunas golosinas.

Luego se enteraron de que la encantadora felina tenía a su familia del otro lado de la calle y había salido a dar un paseo a pesar del inclemente clima. La amorosa vecina se esmeró para cuidar de ella y mantener su cuerpo caliente y su estómago satisfecho cada vez que la gata visitaba su hogar.

La gatita al parecer pasaba parte del tiempo junto a unos gatos vagabundos y salvajes, y tenía una camada de gatitos que nadie había visto aún. Un día, apareció en casa de sus vecinos en muy mal estado de salud, ellos la llevaron al veterinario, donde curaron varias infecciones y heridas causadas por estar al aire libre y peleas con otros animales.

Al volver, todo indicaba que estaba embarazada nuevamente, así que sus vecinos decidieron llevarla a un lugar donde estaría salvo y se comunicaron con Mellissa, fundadora de Tiny But Mighty Kitten Rescue. Llevaron a la gatita a un hogar de acogida, y la gatita a la que llamaron Hazel, parecía feliz por la comida y por tener un lugar cálido donde descansar.

Mellissa comentó a Love Meow:

«Ella se emocionó tanto por la comida como por verme. Tomó algunos bocados, volvió a mí para que la acariciara y regresó por comida».

Algunas semanas luego de su llegada al hogar de acogida, Hazel dio a luz a seis gatitos sanos en la calidez de un nido, y de inmediato se dedicó a sus deberes de mamá, amamantando sus pequeñas crías mientras ronroneaba y se sentía feliz y tranquila.

Mellissa agregó:

«¡Hazel es la mejor mamá y uno de los gatos más dulces que he conocido! Siempre está cuidando a sus bebés y después de cada pequeño chillido preocupante tiene que vigilarlos».

Pasados 11 días del nacimiento, los gatitos reaccionaban emocionados cuando Mellissa entraba en la habitación y se movían y hacían sonidos para llamar su atención. Maci, el gatito atigrado, era el más curioso de todos, quería correr desde el inicio e incluso descubrió cómo ronronear desde muy temprano y tenía mucho por expresar.

Mellissa afirmó:

«Definitivamente es el primer bebé que comienza a mostrar su personalidad».

Una vez que estuvieron lo suficientemente grandes, los gatitos fueron trasladados a una habitación más amplia, lo cual les hizo muy felices; pronto intentaron explorar cada rincón y jugaban por todo el lugar.

La madre de acogida comentó:

«Son los gatitos más valientes que he tenido a mi cuidado. ¡No tienen miedo y ya están listos para explorar todo!».

Por su parte, Hazel vigila a sus bebés muy de cerca y corre tan pronto escucha sus llantos. Los baña de pies a cabeza y los cubre con sus brazos para que no puedan escapar. Sus bebés son muy astutos, Conner, el pequeño de rayas, fue el primero de los bebés en probar la comida para gatitos luego de ver a su madre comer de un tazón.

Maci no tardó en seguir sus pasos y aprendió a comer como un gatito grande. Evie, la gatita gris y blanca, también se unió a sus hermanos y comía del tazón.

Los gatitos prosperaron muy rápido y eran muy curiosos y traviesos. La adorable Maci, que asumió el papel de hermana mayor, fue la primera en tomar la siesta en el rascador y en la nueva hamaca, y por supuesto, sus hermanos se unieron rápidamente a ella.

La pequeña Coco es la más pequeña de sus hermanos, pero lo compensa con sus maullidos y ronroneos.

Mellissa añadió:

«Ella es la más vocal de todas y maulla para llamar la atención, especialmente si me oye entrar en la habitación de los gatitos».

Hazel es muy feliz de tener un hogar y estar con sus gatitos junto a una familia de acogida que satisface todas sus necesidades y cuida con amor de ellos. Cuando no está junto a sus bebés, la gata se acerca a Mellissa en busca de atención y mimos, ella disfruta del amor que Mellissa le ofrece.

Deja un comentario