in ,

Gatita con cara de preocupación viajó a través de continentes para estar con la familia ideal.

Laila D’Souza, fundadora de Winston Memorial Foundation en Kuwait, recibió en el otoño pasado a un pequeño gatito que pasaba por una difícil situación. La gatita con mirada de preocupación constante, fue entregada al centro de rescate con solo apenas cuatro semanas de edad y necesitaba de cuidados especiales.

Inmediatamente, Laila la acogió e inició con los cuidados necesarios para sacar a la pequeña adelante. La pequeña felina estaba muy agradecida por toda esa ayuda y afecto, y recibió el nombre de Mia, poco a poco empezó a recuperarse.

Laila comentó a Love Meow:

«La separaron de su madre y la vendieron a una familia con solo una semana de vida. Estaba realmente enferma e infestada de gusanos y problemas intestinales. Sabía que ella se pondría bien en el momento en que estuviera en mis brazos, a salvo del abuso y la negligencia».

Durante su recuperación, Mia se transformó rápidamente en una pequeña con mucha energía y muy traviesa. Mia estaba encantada con la perrita de Laila, llamada Leya, y disfrutaba pasar tiempo a su lado; abalanzarse sobre ella y juguetear para llamar su atención.

Su pequeño tamaño no parecía ser impedimento y Mia siempre buscaba a Leya para jugar, la amistad de Leya ayudó a la gatita quien exploraba todo junto a su nueva amiga.

Mia era una gatita feliz y su energía era desbordante, tenía un gran apetito y se sumergía por completo en el cuenco de comida para saciar su apetito. Sus travesuras por toda la casa llenaban de alegría a todos a su alrededor.

Mia tiene una mirada de preocupación bastante curiosa y cada vez que fijaba la vista en algún objetivo, movía sus cuartos traseros hacia adelante y hacia atrás para así impulsar un poderoso salto.

Laila agregó:

«Es muy juguetona, cariñosa y curiosa. Siempre tiene esos grandes ojos preocupados cuando intenta cazar algo, y es muy lindo».

Mia dio una vuelta completa, y prosperaba en su hogar de crianza. Pronto se hizo amiga de otro gatito rescatado llamado Leo y compartían mucho tiempo juntos; se ayudaban mutuamente y aprendieron todo juntos.

Días antes de llegar Navidad, Mia, Leo y otros cinco gatos rescatados por el refugio se embarcaron en un viaje a Estados Unidos con la finalidad de encontrar un hogar para siempre.

Los grupos de rescate animal del área metropolitana de Washington DC en Estados Unidos, Petey y Furends y 4Paws Rescue Team, decidieron unirse y apoyar a estos pequeños a tener una segunda oportunidad y encontrar el hogar de sus sueños.

Tan pronto como Mia aterrizó, la esperaban algunos voluntarios y rescatistas locales. La traviesa gatita disfrutó de su primera navidad en los Estados Unidos antes de llegar con la familia de sus sueños, donde de inmediato reclamó la cama más suave y esponjosa para ella.

Luego de celebrar el año nuevo, Mia fue adoptada oficialmente por la familia que la estaba esperando. En su nuevo hogar, Mia tiene un compañero felino para sus aventuras; la encantadora gatita siempre está recibiendo el amor de su hogar.

Laila finalmente dijo

«Estoy muy feliz por ella y por lo lejos que ha llegado».

Puedes conocer un poco más acerca del trabajo que realiza Laila con los rescates en Kuwait visitando su cuenta de Instagram.

También puedes leer:

Deja un comentario