in

Gatito con cara inusualmente perfecta es muy feliz por tener un hogar.

Un pequeño gatito que nació con la cara inusualmente perfecta, está muy feliz de haber encontrado un hogar lleno de amor y para siempre. El gatito llamado Maverick, fue entregado a un refugio en New York cuando solo apenas tenía seis meses, porque sus anteriores dueños no podían cuidarlo.

Su futuro era incierto, pero el personal del refugio comenzó a buscar un grupo de rescate que estuviera equipado para ayudar al pequeño y poder garantizar su calidad de vida.

El gatito nació con una rara condición genética que causa las características únicas en su pequeño rostro, convirtiendo al gatito en un animal especial.

Maverick tiene una nariz plana, ojos saltones e hidrocefalia leve, pero a pesar de ello es el chico más feliz de todos.

Tara Kay, fundadora del Odd Cat Sanctuary en Massachusetts, se enteró del caso de Maverick, y supo inmediatamente que ella y su equipo podían hacer algo para ayudarlo. Este santuario se dedica a rescatar felinos con necesidades especiales que son considerados “inaceptables”, y les prestan la atención que necesitan de por vida.

Cuando Maverick llegó el santuario, se sintió muy cómodo; al poco tiempo estaba jugando, estaba feliz de tener una cama para dormir, comida y juguetes. Pero, en realidad lo que más hacía feliz a Maverick, era poder compartir con las personas del lugar y tenerlas cerca para darles su amor.

Tara comentó a Love Meow:

«Puede parecer un poco diferente, pero es igual a cualquier gato normal en el interior».

Maverick es un gato muy social, le gusta chillar y hacer maullidos para llamar la atención y prefiere que lo abracen para tomar la siesta.

Tara agregó:

«No tiene la mejor vista, pero en realidad ve mejor de lo que parece. Respira un poco más fuerte por su cara aplastada, pero está feliz y saludable».

Cuando el pequeño estuvo listo para conocer a otros gatos, el personal le presentó a sus compañeros de cuarto del santuario para que compartieran tiempo. Maverick de inmediato se acercó a ellos y comenzaron a pasar el rato, a jugar, a mirar televisión e incluso tomaron una siesta juntos.

Tara añadió :

«Al instante se vuelve amigo de todos. Le encanta jugar, luchar con ellos y adora a cualquier otro gato que conozca».

El gatito es muy expresivo y no es tímido para decir sus opiniones, si quiere algo, lo agarra, y no acepta un no como respuesta. Y ni hablar de cuando quiere más golosinas; se hace notar de cualquier forma para que sus cuidadores le presten atención y le den su premio.

Afortunadamente, el amoroso gatito está prosperando en su nuevo hogar permanente, al lado de una gran familia que lo adora y le brinda amor.

A pesar de que el tierno gatito no tiene la mejor vista, lo compensa con su increíble audición y su sorprendente sentido del olfato.

Cuando el personal del santuario esconde un regalo en la habitación, el gatito siempre lo encuentra primero, nada que tenga buen olor se puede escapar de él. Además, a Maverick le gusta lucir sus lindos colmillos a menudo, ya que generalmente está repartiendo sonrisas a las personas y compañeros.

Maverick pasa el rato con sus compañeros o vigilando el vecindario. Cuando no está haciendo esto, lo más probable es que esté acurrucado con su cuidador.

Nunca hay un momento aburrido para Maverick, y a pesar de ser diferente, él sigue viviendo al máximo su día a día. Por lo pronto, Maverick seguirá disfrutando de ser el supervisor del santuario, y nunca se cansará de recibir a cambio muchos abrazos y amor.

Deja un comentario