in ,

Gatito con rara condición es feliz cuando lo adoptan a él y su mejor amigo

Toby, un encantador y particular gatito de 8 años de edad, padece de astenia cutánea felina (FCA), una afección en la que la piel del gato es muy frágil, suelta y fácil de magullar, también conocida como síndrome de Ehlers-Danlos en humanos. Esta condición le da al gatito una apariencia única y llamativa.

Cuando Georgina y su prometido Christopher Lardner conocieron a Toby, él estaba acurrucado en una esquina del refugio, estaba escondido detrás de su mejor amigo, otro gatito llamado Quinton. Pero eso no le impidió a la pareja enamorarse del adorable gatito tímido.

 

 

Georgina comentó a Love Meow:

«Significa que su cuerpo no produce colágeno correctamente. No se cura tan bien como debería y cicatriza muy fácilmente».

Georgina agrega:

«Los vi en el sitio web de RSPCA y me enamoré instantáneamente. Cuando los conocimos, ambos estaban aterrorizados y acurrucados justo en la parte de atrás. Toby se escondió detrás de Quinton todo el tiempo, temblando. Ni siquiera pude tocarlo porque estaba tan asustado».

Cuando los gatitos llegaron al refugio, ambos estaban en mal estado. A Quinton le tuvieron que extraer todos sus dientes y a Toby también le retiraron algunos. Los gatitos siempre estuvieron juntos en cada paso. Fue así cómo el refugio supo inmediatamente que ellos se necesitaban y que debían encontrar un hogar juntos.

 

 

Cuando Georgina vio sus caritas tristes, supo inmediatamente que los llevaría a casa juntos. La pareja culminó el papeleo y oficialmente los hicieron parte de su familia. Las primeras semanas, Toby se refugió con su hermano en un escondite en su nuevo hogar.

La mujer añadió:

«Siempre los cuidaremos y les daremos todo el amor y la seguridad que necesitan».

Toby se sentía a salvo cerca de Quinton y lo seguía a todas partes. A medida que Quinton se hizo más seguro en su nuevo hogar, Toby salió de su caparazón. Poco a poco empezó a explorar el lugar, pero siempre detrás de su mejor amigo y protector.

Georgina agregó:

«Tuvimos que darles de comer debajo de la cama y no salían a menos que estuviéramos fuera de la casa o durmiendo. Con el tiempo, empezaron a confiar en nosotros, pero fue lento».

 

 

Con el paso del tiempo, Toby se sentía más cómodo en su nuevo hogar. Así que un día decidió buscar el afecto de sus nuevos padres e incluso descubrió los abrazos. Ahora, cada vez que Georgina estaba en la cocina, Toby llegaba corriendo para ver qué estaba haciendo mamá y esperando algunas golosinas.

Georgina dijo:

«Es tan juguetón y lleno de vida. Ver la diferencia con el niño triste y asustado que adoptamos es simplemente asombroso».

Georgina agregó:

«Quinton es un gran hermano mayor y se ocupa de Toby, lo limpia cuando se lastima y despierta a papá para nuestro desayuno. Esperan en la ventana a que lleguemos a casa y corren hacia la puerta cuando nos ven. Son muy juguetones y divertidos. Le dan mucha vida al lugar».

 

 

Lamentablemente, Quinton falleció hace dos años, pero su familia lo recuerda como el ángel más perfecto que jamás haya existido. El gatito les recuerda cada día lo complejos, inteligentes, intuitivos y compasivos que son los animales.

Por su parte, a causa de su condición, Toby requiere un cuidado especial constante para mantenerlo sano.

Georgina agrega:

«Tratamos de manejar esto cortándole las uñas, manteniendo la casa limpia y tratando de evitar rasguños. Nos sentimos muy afortunados de que la condición de Toby parezca ser bastante leve».

 

 

Georgina y Christopher esperan que la historia de Toby ayude a crear conciencia acerca de su raro trastorno, y también que las personas decidan adoptar gatos con necesidades especiales.

Deja un comentario