in

Gatito con deformidad en sus patas vive la mejor vida gracias a sus rescatistas.

Tater tot es un encantador gato que padece de hipoplasia radial, una enfermedad que causa una deformidad genética que hace que las patas delanteras del felino sean anormalmente cortas, lo que provoca que la postura del gato cuando se posa sobre sus cuartos traseros lo haga parecer a un canguro o a una ardilla.

El pequeño Tater Tot llegó a un hogar de acogida con Jacqueline, propietaria de Friends for Life Rescue Network, en Los Ángeles (FFLRN). Para su mala fortuna, las piernas del felino estaban «extremadamente subdesarrolladas», lo que le impedía la movilidad total.

 

 

El problema del felino no es corregible, pero eso no significa que Tater tot no pueda tener una vida feliz con la debida atención veterinaria y la familia adecuada para atender sus necesidades especiales.

El gato vino de un criador que iba a sacrificarlo luego de que un veterinario lo aconsejara debido a su mutación, pero afortunadamente decidieron entregarlo a FFLRN.

Gracias a sus rescatistas, el gato llegó a su hogar para siempre, donde compartiría con otro gatito llamado Roo, quien tiene su misma condición y con Venus, la famosa gata quimera.

 

También puedes leer: Conoce a Venus, que por su peculiar condición es el gato de “dos caras”

 

 

Con solo cuatro meses, ahora Tater Tot hacía parte de una familia que estaba familiarizada con su enfermedad y donde tendrá una vida feliz y es tratado como todo gato merece.

Desde entonces, Tater Tot se ha convertido en el gato más mimado y cariñoso, que actúa como un perro guardián, en un hogar donde los perros parecen actuar más como gatos.

 

Por supuesto, cuando presentaron a Roo y a Tater Tot, se convirtieron en amigos inseparables de inmediato. Aunque ambos gatitos tienen hipoplasia radial, no tienen problemas para jugar, correr e incluso escalar a pesar de tener ‘necesidades especiales’, según cuentan los rescatistas en Facebook.

El gato también es polidáctilo, tiene patas enormes y dedos extra, algo que lo hace aún más adorable. Gracias a sus rescatistas, Tater Tot tiene la vida que merece y una familia que lo hace muy feliz.

También puedes leer : La increíble casa Hemingway, hogar de los gatos con polidactilia

 

Deja un comentario