in

Gatito que no puede caminar, conoce a una perrita y no se separa de ella

Un gatito fue encontrado a la intemperie, en medio del frío, con sus patas traseras inmóviles y padeciendo a causa del clima. Afortunadamente, lo rescataron y lo llevaron al Servicio de Atención y Control de Animales de Anchorage, Alaska, donde recibió los cuidados médicos que tanto necesitaba.

Después de que Mojo’s Hope, un centro de rescate para animales con necesidades especiales en Alaska, acogiera al gatito llamado Bridger bajo su protección, lo mantuvieron cómodo con una manta suave en VCA Alaska Pet Care. Allí, Emma y Toni, técnicos veterinarios, le dieron cariño mientras se relajaba.

Shannon Basner, fundadora de Mojo’s Hope, le dijo a Love Meow:

“Mostró a todos su espíritu increíblemente resistente, aunque sus patas traseras/caderas todavía no funcionaban correctamente”.

Shannon cuenta:

“Los rayos X mostraron que no había ningún daño en su columna y su cuerpo mostró una buena respuesta al tratamiento con láser. Sentimos que su parálisis posterior puede deberse a un déficit nutricional o una posible infección”.

Aunque el viaje estuvo lleno de desafíos, Bridger únicamente deseaba atención y parecía estar contento. De camino a casa, Shannon sintió su cálido cuerpo contra el suyo cuando se acurrucó en su cuello para una intensa sesión de mimos. Lo acarició con cariño mientras él ronroneaba con satisfacción.

La rescatista cuenta:

“Con un horario más constante junto con alimentos de alta calidad y tratamiento láser regular, se ha vuelto mucho más fuerte”.

Aunque Bridger nunca tendrá una movilidad completa y necesita ayuda para ir al baño, no deja que eso le impida disfrutar de la vida. En Mojo’s Hope, se hizo rápidamente amigo de todos los animales del lugar, siendo Cinder, una dulce Husky, su favorita.

Shannon agregó:

“Tiene amigos de acogida inspiradores como HarPURR (que también tiene los cuartos traseros paralizados) para mostrarle cómo vivir el momento y divertirse tanto como sea posible. Bridger está ronroneando todo el tiempo, le encanta que la gente lo acurruque, sus amigos gatitos y, por supuesto, Cinder, nuestra increíble mamá husky”.

Cuando Bridger vio por primera vez a la perrita, se enamoró inmediatamente. Le encantaba llamar su atención y competía con otros perros por su afecto.

Shannon asegura que Cinder ha llegado a adorarlo. La perrita nunca deja de sorprender con el cuidado instintivo que brinda a cada uno de los rescatados. Ella es paciente, amorosa, y está encantada de todo el amor que Bridger quiere compartir con ella.

Bridger está constantemente explorando y jugando, y cuando está agotado, simplemente toma una profunda siesta reparadora.

Finalmente, Shannon dijo:

“Nos encantaría que Bridger se conectara con un hogar perfecto que esté listo para abrir su hogar y sus corazones a sus necesidades y, lo que es más importante, todo el amor que tiene para compartir”.

Deja un comentario