in

Gato amable pasa el día consolando a su padre humano con Alzheimer

Un gato muy amable pasa todo el día consolando a su padre con Alzheimer, desde que este llegó al hogar Mooshu pasa mucho tiempo con él.

Bob, es un veterinario retirado, quien siente un gran amor por los animales, ellos siempre le han brindado  una gran satisfacción y felicidad. Pero la vida de Bob cambio en el 2009; cuando fue diagnosticado con Alzheimer, desde entonces su vida es una constante lucha.

Fue difícil encontrar algo que haga feliz a Bob, pareciera que nada lo alegra, por fortuna todo seria distinto con la llegada de su gato Mooshu; él es un gato amable, muy social y tierno. A Mooshu le gusta estar rodeado de personas y acurrucarse sobre ellos.

Gato muy amable siempre acompaña a su padre con Alzheimer.

Mooshu se unió a la familia en el 2013 cuando Bob ya padecía esta enfermedad, y no tardó mucho en darse cuenta cuánto lo necesitaba.

«Bob seguía pidiendo un gato en su regazo, así que seguí recogiendo a Mooshu y poniéndolo en el regazo de Bob. Ahora está allí todo el tiempo y duerme en sus brazos por las noches», dijo Patricia Wright, la esposa de Bob a un portal conocido.

La pareja de esposos tienen otro gato llamado Norman, pero por alguna razón, Bob tiene un vinculo muy  especial con Mooshu.

gato consolando a su padre

Patricia dijo: «Creo que sabe que su papá lo necesita más ahora que antes. Cuando Bob se ducha, Mooshu es quien maúlla y se frota contra él como si tratara de asegurarse de que está bien.

Mooshu siempre trata de compartir la mayor cantidad de tiempo con su padre, pero muchas veces debe irse para realizar las actividades comunes de los gatos. Patricia se dio cuenta de los angustiado que se ponia Bob cuando Mooshu no estaba cerca de él, por lo que se le ocurrió la gran idea de comprarle un gato robot para hacerle compañía cuando Mooshu estaba haciendo cosas de gatos.

gato consolando a su padre

Al principio, Mooshu rechazaba al gato robot, no podía asimilar que también estuviera en el regazo de su padre, pero al final termino por aceptarlo. Ahora Mooshu puede ir tranquilo a explorar y jugar, pues su padre disfruta de la compañía del gato robot mientras su mejor amigo decide volver.

«Mooshu es lo único que Bob todavía disfruta. Solía ser un veterinario, por lo que el contacto con los animales es muy importante para él y Mooshu voluntariamente lo suministra todo el tiempo» dijo Patricia.

También te puede interesar:

Dos ejemplares hombres alimentan a más de 100 gatos todas las noches.
El hombre hace diversas actividades con un gato siempre en el cuello.
Un gato le exige a su dueño que le de caricias mientras tocaba el piano.
Gatita lleva a su bebé enfermo al hospital y espera ser atendida.

Deja un comentario