in

Gato callejero se muda a una iglesia y acepta humildemente los elogios de feligreses

Los gatos son de las más mascotas más dulces y consentidas que puede tener una persona. La mayoría de estos adorables felinos conquistan nuestros corazones y cómo no hacerlo si desbordan ternura infinita.

Junior es un hermoso gato callejero que tiene toda la atención no solo de la parroquia donde fue encontrado, sino de todos los usuarios de Internet. Se desconoce de dónde viene tan hermoso gato, lo cierto es que un día llegó a la parroquia de São Sebastião (San Sebastián) y desde aquel día ha decidido que no solo será su hogar, si no el templo, y de manera literal, donde recibirá amor.

Desde que llegó a la iglesia el padre ha cuidado al gato como si fuera propio. Junior modestamente recorre los pasillos o descansa sobre el regazo de alguien mientras el padre Boracini realiza la misa.

Al parecer la presencia de Junior aumentó la fe de los feligreses porque desde su llegada las bancas en la iglesia están repletas cada vez que hay misa. Curiosamente, el adorable gatito siempre le da a sus seguidores lo que quieren, dejándolo actuar en plena ceremonia.

Con tanta atención es normal que Junior piense que todo eso se debe a su presencia. Sin bien no estamos ante el Dios mismo, sin duda se ha convertido en una pequeña deidad que de alguna forma deja un aura celestial en la iglesia con tanta ternura.

Estos actos son catalogados por muchos como algo realmente divino, no necesitas ser creyente para aceptar que estos sacerdotes demostraron su amor por los animales a pesar que la misa contó con tiernas distracciones. Sobreira y Boracini tienen todo el respeto y admiración para quienes los animales son su vida y defienden la frase: “Podemos juzgar el corazón de una persona por la forma en que trata a los animales”.

También te puede interesar:

Deja un comentario