in

Gato con deformidades en el rostro finalmente recibe ayuda que tanto necesitaba

El pequeño gato tenía tres meses edad pero su tamaño era el de un gato de 5 semanas. Tenía una infección leve de las vías respiratorias superiores, una hernia umbilical, su nariz y boca estaban desalineadas, lo que le daba una cara de Picasso.

Friends for Life Rescue Network se enteró de su difícil situación e inmediatamente se ofreció a llevarlo. El lindo gatito nació con un defecto congénito que causó la desalineación de su mandíbula.

El pequeño llegó al refugio deshidratado, desnutrido y lleno de pulgas. Era solo piel y huesos y tenía mucho sueño. Estaba extremadamente hambriento y comió dos latas de comida que era una tonelada para su pequeño cuerpo.

Con abundante comida nutritiva, descanso de calidad y cuidado adecuado, el pequeño felino llamado Pinocho se animó y empezó a caminar. Tan pronto como empezó a sentirse mejor, se puso de pie, queriendo atención y cariños. Rápidamente se convirtió en un chiquitín amoroso.

Cada vez que Pinocho ve a sus cuidadores en la habitación, llama su atención con sus patas y trata de hablar en sus finos maullidos silenciosos. Una vez que se le hace un poco de cariño sobre la oreja, empieza  a ronronear y rueda sobre su espalda, tratando de que le froten el vientre.

Pinocho continúa avanzando cada día. Es muy activo y quiere jugar con cualquier cosa que se mueva, su personalidad está brillando y con mucho esfuerzo y amor logró superar los momentos más difíciles. El hermoso gatito será visto por un especialista dental y un especialista neurológico para asegurarse de que reciba toda la atención médica que necesita.

Ahora que el Pinocho ha recuperado totalmente su energía, está constantemente divirtiéndose y ama todos sus juguetes nuevos. El tierno gatito pide atención cada vez que pasa alguien, extiende la mano con la pata y le indica a sus humanos que es hora de algunas caricias y de acurrucarse.

También te puede interesar:

Deja un comentario