in

Gato con «doble vida» provoca costosa batalla legal entre su dueña y su vecina.

Un gato llamado Ozzy visitaba la casa de una vecina y este recibía comida, pero su dueña lo descubrió llevando una doble vida. La disputa por la potestad de la mascota terminó en un juicio de más de 26 mil dólares.

Una mujer denunció ante un juez a su vecina por estar alimentando y cuidando a su gato, ya que este pequeño felino tenía una «doble vida». A pesar de que la demanda le costó más de 26 mil dólares, la señora no dudó en buscar justicia ante el «robo de su felino».

El siguiente caso fue registrado en Londres, Inglaterra. Jackie Hall de 56 años, se dio cuenta de que su pequeño felino se ausentaba mucho y comenzó a sospechar que llevaba «doble vida». Decidió hacer una investigación y pudo confirmar que su vecina Nicola Lesbirel, alimentaba y cuidaba a su querida mascota con si fuera suya.

Ozzy, quien es el protagonista de esta disputa es un felino gris y blanco residente en el adinerado barrio  de Brankenburry en Londres. Su dueña y su familias estaban tristes debido a sus ausencias, así que colocaron un collar GPS en su cuello para rastrearlo. Pronto se enteraron de la vida secreta de Ozzy, quien pasaba las horas en una casa ajena.

Un Largo juicio por la doble vida del gato

La vecina de Jackie no solo alimentaba a Ozzy, sino que también lo había llevado al veterinario, lo cuidaba y había colocado un collar donde figura su número de teléfono en caso de pérdida. Esta situación provocó que Jackie iniciará una batalla legal en el 2015, la cual se extendió por otros 4 años más.

La demanda solicitaba no alimentar ni cuidar más a su gato. También pedía retirarlo de casa cada que vez que este estuviera cerca. Pero la contraparte se defendió diciendo que no hacía nada malo y que el animal era una criatura sensible. «Es amado y mimado, está muy apegado a su territorio y a mí» escrito en una carta a su dueña.

Los propietarios recurrieron a un reputado abogado para ganar la demanda. En total, costo a ambas partes más de 6 mil dólares. Tras varios años, finalmente llegaron a un acuerdo legal vinculante antes de Navidad, por el cual la vecina aceptó limitar sus interacciones con el animal.

También te puede interesar:

Gato termina aterrado al ver que su «reflejo» en realidad era otro gato parecido.
Joven regresa a casa y descubre a su gato repartiendo la comida que compró a sus perros.
Joven recurre a una astuta táctica para llevar a su gato con sobrepeso en el avión.
Joven adopta a un gato recién nacido y lo engríe como si fuera su propio hijo.

Deja un comentario