in

Gato diminuto rescatado es tan adorable que parece un lindo peluche.

En una noche de lluvia en otoño, alguien dejó una caja llena de gatitos recién nacidos. Se trataba de una madre con todas sus crías recién nacidas. Esto sucedió a las afueras del local del Broward County Animal Care que se encuentra ubicado en el estado de Florida, Estados Unidos.

Por suerte, las personas encargadas del refugio animal acogieron a la familia entera y quedaron sorprendidos con la inusual apariencia que tenían todos estos gatitos, en especial uno llamado Mr. Meeseeks, quien era el más pequeñito de los hermanos.

Quién sabe qué habría sido de la vida de estos indefensos animales si nadie los hubiera encontrado a tiempo. Dar un hogar adoptivo, aunque sea temporal, a una familia de gatitos no es algo que todo el mundo esté dispuesto a hacer.

Pero por suerte una de las encargadas del refugio animal , llamada Amanda Kruczynki, se interesó mucho por ellos y se los llevó a su hogar para cuidarlos hasta que los pudieran adoptar.

Sabía que iban a necesitar mucho tiempo para recuperarse de todo lo que habían vivido y por eso les quise ofrecer mi mano amiga

Desde un inicio, Mr. Meeseeks se mostró diferente a sus otros hermanos felinos, cuando llegó a su nuevo hogar no se movía mucho de lugar, pues era muy pequeño, la mayor parte del tiempo la pasaba acostado, como si fuera una bolita.

Él era tan chico y esponjoso que no parecía real, de hecho, mucha gente que veía sus fotos no podía creer que fuera un gato de verdad. Pero quien lo conocía en persona se enamoraba inmediatamente, gracias a esto, toda su familia consiguió candidatos para adopción rápidamente.

Mr. Meeseeks siempre ha sido el más consentido de su mamá adoptiva, quien siempre ha velado por su salud para que crezca tan bien como sus hermanos. Pero lo que ella no esperaba era que él le devolviera el favor de la misma manera, pues ahora no se quiere alejar de ella y a donde quiera que va la acompaña.

Me sigue a todos lados, si cierro una puerta, al volverla a abrir él está sentado esperando por mí, es como mi guardaespaldas

Todo iba muy bien para Mr. Meeseeks y su familia, hasta que todos fueron diagnosticados con Panleucopenia felina, una enfermedad potencialmente letal que algunos gatitos no sobreviven. Por suerte, todos se recuperaron y finalmente fueron puestos en adopción.

Pero cuando llegó el momento de despedirse hubo un gatito al que Amanda no pudo dejar ir, su querido Mr. Meeseeks.

Cuando vi que él me miraba mientras se alejaba en la jaula con sus hermanos ya había decidido ir a firmar los papeles de adopción yo misma

Aunque parecía que el final de esta historia iba a ser muy feliz, su dueña notó al poco tiempo que su gato no estaba del todo bien de salud. Durante las siguientes semanas comenzó a vomitar y a tener problemas respiratorios, algo muy serio estaba afectando al gatito, pero los exámenes no daban con la enfermedad.

Después de que lo diagnosticaron erróneamente con cáncer, finalmente dieron con la enfermedad que lo afligía, se trataba de una rara y poco conocida afección llamada fibroplasia esclerosante eosinofílica gastrointestinal felina.

Pero aún con la poca información que existe sobre ella el felino fue capaz de mejorar y ahora se encuentra en un buen estado de salud.

Ahora que por fin es un gatito saludable su personalidad ha salido a brillar

A él le encanta jugar a perseguir la luz del láser, lo haría todo el día si lo dejáramos. Cuando se hace de noche sabe el lugar en el que duermo y llega a jalar mi almohada hasta que lo dejo subirse a la cama a dormir conmigo, cuenta la dueña.

Hasta el día de hoy, el gatito sigue luciendo impresionante de ver con su extravagante apariencia, él no es como ningún otro gato que su familia haya conocido y aunque ha sido un camino largo y lleno de obstáculos, ellos no podrían estar más agradecidos por tener en su vida a su querida mascota.

También te puede interesar:

Deja un comentario