in

Gato espera paciente a su dueño que tiene covid-19 y es comparado con Hachiko

Una emocionante historia se hizo viral en TikTok y miles de usuarios se conmovieron con este fiel gato que espera la recuperación de su dueño.

La pandemia del coronavirus tomó por sorpresa al mundo entero, dejando más de 600.000 de personas fallecidas y alrededor de 14 millones de infectados. Los países cerraron fronteras y toda actividad que no era considerada indispensable se paralizó. Miles de  personas siguen luchando por su vida y en las redes sociales se dan a conocer emocionantes historias como la que mencionamos.

La usuario identificada como @madelensosav  en TikTok compartió un emocionante video que se volvió viral debido a que mostró a su querida mascota, un gato cuyo nombre es Tomás, esperando frente al cuarto de su dueño. La chica reveló que el señor se contagió del virus y aún no logra vencerlo. Miles de cibernautas compararon a este animalito con Hachiko, el famoso perro japonés.

Madelen Sosa, quien compartió la publicación contó que su padre está aislado porque tiene síntomas de la COVID-19 y mostró que el gato se pasa varias horas sentado en el piso esperando que llegue la hora de que su dueño salga y así encontrarse con él nuevamente. Asimismo, se alcanza a oír los tristes ronroneos de Tomás.

La mujer también contó que el gato se desvela frente a la puerta de su padre y que no come casi nada, por lo que ha bajado bastante de peso. Esta historia conmovió a muchos usuarios, ya que casi 22.000 personas le dieron me gusta y más de 1.000 comentaron al respecto mostrando solidaridad y deseándole una pronta recuperación para que todo acabe en un final feliz.

¿Por qué recordaron a Hachiko?

Hachiko, un perro que esperó a su dueño hasta el final de sus días y saltó a la fama cuando su historia fue llevada al cine. El dueño tenía la rutina de llevar a este perro a la estación de tren, donde se iba al trabajo y cuando volvía este siempre lo estaba esperando.

Es así que en una de esas idas, en mayo de 1925, el hombre nunca más volvió de la universidad de Tokio, donde daba clases, pues sufrió un hemorragia cerebral y falleció. Sin embargo, el perro no sabía eso y siguió esperándolo frente a la misma estación, según cuenta la leyenda, durante 9 años hasta que también perdió la vida. Hoy en día, él forma parte de la cultura popular.

También te puede interesar:

Deja un comentario