in

Gato ignorado por casi un año en un refugio de animales hasta que la familia perfecta vino a buscarlo

Un gato pasó casi un año desapercibido en un refugio de animales hasta que la familia perfecta finalmente lo adoptó, y ahora no podría ser más feliz.

Luka, un elegante gato de esmoquin con un distintivo signo de exclamación en la nariz, llegó a Exploits Valley SPCA a la edad de siete meses. Desde el principio, demostró ser amigable con las personas y se integró rápidamente con otros gatos del refugio, jugando y acurrucándose con sus compañeros felinos.

«Sin lugar a dudas, Luka es uno de los mejores gatos del planeta. Su único deseo es recibir y dar amor. Siempre abraza y roza su cabeza contra los demás (sus compañeros felinos de habitación)», compartió la SPCA.

A pesar de su encantadora personalidad y la alegría que llevaba consigo, Luka pasó meses sin captar la atención adecuada.

Tras diez meses con escaso interés, el personal del refugio continuó promocionando a Luka en las redes sociales, esperando encontrar la familia ideal.

«A menudo se piensa que los gatos negros son los más difíciles de adoptar, pero estadísticamente, los gatos blancos y negros enfrentan mayores desafíos».

Cuando Luka tenía un año y medio, la falta de atención persistía. Hizo amistad con muchos recién llegados al refugio y vio cómo otros gatos encontraban sus hogares permanentes.

«A veces, los gatos permanecen en el refugio durante largos períodos sin razón aparente. Luego, llega una familia perfecta y todo cobra sentido. Este parece ser el caso de Luka».

Después de más de 330 días, finalmente llegó una solicitud para adoptar a Luka, resultando ser la solución a sus anhelos.

«Es tan encantador, y no podíamos entender por qué seguían pasando por alto a este gato. Ahora sabemos que estaba esperando a Paula».

Hace menos de dos años, Paula perdió a sus queridos gatos de 15 años y juró no tener más gatos. Sin embargo, seis meses después, al donar comida a un centro de rescate local, conoció a un hermoso gato calicó llamado Chole, que conquistó su corazón.

«Tuve a Chole por un poco más de un año, pero algo dentro de mí decía que había otro bebé que necesitaba una madre», compartió Paula.

Siguiendo regularmente a la SPCA en Facebook, Paula elogió las fotos e historias de los animales rescatados. «Pero cuando vi la cara de Luka, mi corazón dio un vuelco. Supe que vendría a casa conmigo».

En el día del encuentro, Paula sostenía a Luka en sus brazos, y él se inclinó hacia ella como si se conocieran de toda la vida. Fue amor a primera vista.

Luka se adaptó rápidamente a su nuevo hogar con Paula y Chole, asumiendo su papel como detective de alimentos en la cocina y supervisando cada comida de su madre.

Cada vez que Paula abre el refrigerador, Luka corre para inspeccionar el contenido como un auténtico detective.

Al principio, Chole no estaba muy emocionada con la nueva llegada, pero Luka estaba decidido a conquistarla. Persiguió a Chole por la habitación, tratando de invitarla a jugar.

«Su único propósito es hacerse amigo de Chole. Es muy persistente».

Siguió a Chole a la cocina, se subió a la encimera y se acurrucó en el sofá con ella. Le dio espacio y esperó a que ella lo aceptara.

Después de muchos intentos encantadores, un día Luka saltó al sofá para estar a su lado y le dio un baño. «Nunca pensé que Chole permitiría que la acicalara, pero lo hizo hasta que él decidió volverse ninja con ella».

Finalmente, Luka encontró su lugar favorito para dormir en el regazo de Paula. Después de casi un año de espera en el refugio, está viviendo la vida de ensueño que siempre mereció.

«Esto demuestra que no debemos rendirnos con estos gatos. Al final, todo saldrá bien. Si no está bien, aún no es el final», compartió la SPCA.

Deja un comentario