in

Gatos negros y las supersticiones detrás de ellos, la historia.

Muchas veces hemos oído supersticiones relacionadas con los gatos negros y la mala suerte que conlleva cruzarte con uno de estos ejemplares, pero seguramente te has preguntado ¿De donde surge dicha superstición? Hoy te lo vamos a contar.

Estas supersticiones comenzaron durante la Edad Media, con las actividades realizadas por los tribunales de la Inquisición, siendo una de las etapas más oscuras y sangrientas de la historia de la humanidad. Muchas personas fueron torturadas y quemadas en la hoguera por supuestas prácticas de brujería o hechicería relacionadas con el mal.

En diversos países de Europa como Inglaterra, Suiza, Francia o Alemania durante los siglos XII y XVI, miles de mujeres inocentes fueron quemadas al atribuirles practicas de brujería. Los gatos negros también padecieron esta crueldad.

Durante la Edad Media, se tenía la idea de que los gatos negros eran sirvientes perversos y sobrenaturales de las brujas, enviados por el mismo Satán. También se creía que las brujas eran quienes transformaban a los gatos en criaturas sigilosas y nocturnas para realizar prácticas de brujería.

La gente de esa época creía que la presencia de los gatos negros acarreaba tristeza y melancolía, eran considerados como seres audaces, crueles y despiadados que atacaban y arrancaban los ojos a sus víctimas. Por eso, empezaron a quemarlos o tirarlos desde las torres de las iglesias.

En otros países de Europa, durante la fiesta del Día de Todos los Santos, iniciaban con la quema de cajas y sacos llenos de gatos vivos. En Escocia organizaban anualmente la “cena del diablo” donde asaban vivos a los felinos. En París, durante la noche de San Juan se quemaban gatos en presencia del Rey y en las ferias, una de las atracciones más atractivas al público eran el tiro felino, donde introducían al gato en un canasto y tirarle flechas.

Todos estos actos contribuyeron a la erradicación masiva de los gatos negros en Europa trayendo consigo un evento conocido como la expansión de la peste negra. La consecuencia de esta despiadada persecución a la que fueron sometidos estos felinos solo por tener el pelaje negro, fue una plaga de ratas y ratones que afectó la salud, cosechas y recursos alimenticios de la población.

La peste negra acabo con la tercera parte de la población debido a la rápida reproducción de ratas y ratones transmisores de la enfermedad que invadían territorios donde no estaba su depredador natural: el gato. La gente se dio cuenta de ello y dejo de perseguirles porque entendieron el beneficio de su presencia.

Deja un comentario