in

Gatos que tienen un puesto de trabajo que no lo creerías.

Los gatos son considerados las mascotas más perezosas que existe. Y esto no es sorprendente: estos amigos peludos duermen de 15 a 20 horas al día. Sin embargo, hay gatos que tienen un trabajo y que no pueden quedarse en ningún lado: han encontrado un trabajo real y trabajan junto con las personas. Se podría decir que estas mascotas verdaderamente se ganan su pan de cada día.

En esta lista te mostramos a los gatos más trabajadores del mundo. ¡No creerás a que se dedican estos gatitos, son increíbles!

También te puede interesar:

#1 Sir Filimon — Oficial superior de asuntos miauntíficos del castillo de Vyborg

Filimon llegó al Museo de Vyborg, Rusia, en 2015 y decidió que iba a vivir allí. Sin embargo, el gato no se queda de patitas cruzadas: atrapa ratones, recolecta donaciones, se toma fotografías con los visitantes y monitorea el orden en el castillo. Recientemente, Filimon recibió un verdadero libreto de trabajo, y ahora es el oficial superior de asuntos miauntíficos del museo.

#2 «Rademenes» es un enfermero en un refugio de animales

Rademenes ingresó al refugio de animales polaco cuando tenía 2 meses. El gatito tenía una neumonía incurable, y los dueños decidieron sacrificarlo para terminar con su sufrimiento. Sin embargo, la veterinaria local curó al pequeño y, en agradecimiento a ella, Rademenes comenzó a trabajar como enfermero. Hoy, el pequeño felino ayuda a los que están en problemas: acompaña a los animales durante las operaciones y los calma durante procedimientos terribles, por ejemplo, cuando están con sueros.

#3 Los gatos del Hermintage, especialistas calificados en la luchas contra las ratas.

Los gatos del Hermitage, Rusia, son una guardia invisible que protege el patrimonio cultural. Los animales se aseguran de que hordas de ratas no ocupen el palacio de invierno. Se dice que Pedro el Grande trajo el primer gato, y luego Isabel I de Rusia emitió el Decreto sobre el envío de gatos a la corte de Kazán.

En el Hermitage, adoran a los gatos, pero la gente constantemente trae otros gatos. El museo no puede hacer frente al ejército de estos animales de cuatro patas, por lo que algunos animales pueden (y deben) ser adoptados. En su página de Instagram, los trabajadores del museo promocionan la adopción de los gatos del Hermitage.

#4 Larry y Palmerston, cazadores de ratones de categoría.

Según la antigua tradición, los gatos viven constantemente en la residencia de los primeros ministros británicos y atrapan ratas y ratones. Larry llegó a Downing Street desde un refugio en 2011 y se convirtió en el favorito del público.

Una vez que bajó el rating del primer ministro David Cameron, hubo rumores de que no le gustaba el gato, y el rating del político se redujo tanto que tuvo que asegurar a los periodistas su sincero amor por el cazador felino. Entonces, ¿Quién es el dueño de Downing Street ahora?

En abril de 2016, Larry empezó a tener un competidor en la batalla por los corazones del público: el Ministerio de Relaciones Exteriores británico también consiguió un gato. Palmerston fue sacado del refugio y nombrado para el puesto de especialista principal en ratones. Constantemente se producen conflictos entre Larry y Palmerston: los gatos intentan entrar en el territorio del “enemigo” y organizan peleas reales para el deleite de los periodistas.

#5 Félix, inspector senior en una estación de tren

Un gato llamado Félix patrulla la estación de trenes de Huddersfield durante días en busca de intrusos. Apareció ahí hace varios años y rápidamente hizo una carrera desde un simple gato de estación convirtiéndose en un inspector. 

Félix es una verdadera celebridad: tiene cientos de miles de fanáticos en Facebook. Además, el gato se convirtió en el héroe de un libro, participa activamente en obras de caridad y ayuda en la adoptación de otros gatos.

#6 Oreo, psicólogo en un geriátrico

Una vez, un gato blanco y negro entró en un geriátrico y decidió quedarse en él para siempre. Oreo ayuda a los ancianos: viene a ronronear en sus rodillas, calienta sillas para que los ancianos no tengan frío y levanta el ánimo de los pacientes. Además, el gato monitorea cuidadosamente el trabajo del personal y a veces reemplaza a las enfermeras en el puesto.

#7 Snickers, agente de la policía en Nueva Zelanda

Snickers combate el crimen en la ciudad de Nueva Zelanda en Whangaparaoa. El gato ingresó al servicio a la edad de 3 meses y desde entonces ha participado en conferencias para niños, y simplemente adorna la vida de los policías.

#8 Sweet Tart es alcalde

Hay una larga tradición en la ciudad estadounidense de Omena: ahí eligen a los animales para puestos políticos claves. Entonces, en 2018, el gato Sweet Tart se convirtió en el alcalde (del inglés “sweet tart” — “Pastel dulce”), el perro Diablo fue nombrado primer vicealcalde; Harley, la cabra, es secretaria de prensa y el pollito Penny se convirtió en asistente en problemas de carne de aves. Ahora, durante 3 años, los animales “gobernarán” la ciudad.

#9 Brian, cuidador en el campo de criquet

De hecho, Brian es un gato libre y está acostumbrado a vivir en la naturaleza. Pero una vez se metió en un campo de criquet en Somerset (Inglaterra) y se volvió loco por el juego. Ahora Brian mira todos los partidos del equipo local, calma a los fanáticos furiosos y se toma fotos con sus grandes admiradores.

#10 Pebbles, empleado de la Universidad de Essex

Pebbles vive en la Universidad de Essex. Sus responsabilidades incluyen recibir a los nuevos estudiantes, asistir a conferencias y revisar la biblioteca. Los trabajadores universitarios informan que las materias favoritas del gato son negocios y administración. 

Quizás fue en estas conferencias donde Pebbles ganó experiencia y ahora está vendiendo exitosamente tazas e imanes con su imagen. Pebbles tiene una tarjeta de registro que le permite dormir en la residencia universitaria, pero al gato no le importa la burocracia y descansa donde quiere.

Deja un comentario