in

Hermoso gatito con grandes ojos se aferra a la familia que le salvó la vida.

Beth, es voluntaria del Kitty Kottage, fue informada acerca de un pequeño gatito de apenas 99 gramos, con unos ojos grandes, que necesitaba ayuda urgentemente. Cuando Beth vio al pequeño felino, estaba realmente sorprendida al ver lo pequeño que era, a pesar de tener tres semanas de edad.

El gatito tenía el tamaño de un recién nacido, y la madre lo rechazó debido a su condición de salud. El minino necesitaba desesperadamente ser alimentado por biberón y cuidados especiales además de mucho amor.

Beth comentó a Love Meow:

«Era un luchador desde que había sobrevivido tres semanas en la condición en la que estaba. No sabía si él sería capaz de ver».

El gatito bautizado como «Guinness«, presentó algunas dificultades para alimentarse del biberón y la jeringa, así que fue alimentado por goteo los primeros días. Beth y su familia se esforzaron en asegurarse de que tuviera comida en el estómago y lo colmaban de muchos abrazos todo el tiempo. Su lugar favorito para tomar la siesta era el cuello de Beth.

Los ojos del pequeño gatito se aclararon y su apetito mejoró bastante. Ahora comía en cantidades y su predilección por la atención de sus humanos también creció.

Guinness aún era muy pequeño, pero tenía un gran par de hermosos ojos azules. Disfrutaba mucho de los abrazos e insistió en tener largos periodos de mimos con sus humanos luego de cada comida..

Beth cuenta:

«Estaba envuelto como un pequeño burrito. Metió la cabeza y salió arrastrándose cuando se despertó. Ha sido tan fuerte desde el día en que lo atrapé».

Luego de un mes de edad, aún tenía la mitad del tamaño para su edad, pero el dulce gatito de ojos azules era un gran luchador y estaba enfocado en avanzar en su proceso, haciendo todo lo posible por seguir creciendo fuerte.

Cuando los músculos de las piernas se tornaron con fuerza, no dudó en hacer uso de sus cuatro patas. El pequeño Guinness descubrió cómo jugar con juguetes y cada día era más aventurero y juguetón.

Al pequeño felino con ojos grandes le tomó un tiempo alcanzar el tamaño y peso adecuado. Todavía era algo pequeño, pero lo que le faltaba en tamaño, lo compensaba con personalidad y dulzura.

Beth agrega:

Cuando a Guinness realmente le gusta lo que le hace ronronear, no solo ronronea, sino que chilla. ¡Estaba mirando la vista desde la ventana de mi habitación, y no estaba contento de que un vehículo tuviera la audacia de pasar! Se apresuró a decirles lo que pensaba. Siempre duerme en nuestra cama. Pasó de dormir entre nuestras cabezas a dormir entre una de nuestras piernas.

Guinness es un chico bastante hablador y siempre parece estar contando a su familia alguna historia.

El adorable minino se convirtió rápidamente en un gato adolescente, y ahora su personalidad ha florecido. Guinness hace que su casa sea muy entretenida y sus pequeñas peculiaridades mantienen bastante ocupados a sus padres.

Ha transcurrido cerca de un año desde que Guinness llegó junto a su familia. Se ha convertido con el paso del tiempo en un hermoso gato alegre y curioso.

Beth culminó:

«Tenía solo 99 gramos a las tres semanas de edad cuando lo acabo de tener. Nunca hubiera imaginado que se volvería como es».

También te puede interesar:

Deja un comentario